Tráfico | T 59° H 81%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Ashton, preocupada por los secuestros, torturas y asesinatos en el este de Ucrania

WUNI News
04/24/2014 9:10 AM
Actualizada: 04/24/2014 12:00 PM

Bruselas, 24 abr (EFE).- La jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, mostró hoy su “grave preocupación” por las informaciones sobre “secuestros, torturas y asesinatos” que llegan del este de Ucrania, donde fuerzas prorrusas tratan de mantener el control de los edificios públicos que han tomado.

La alta representante comunitaria afirmó en un comunicado que “son motivo de grave preocupación” los últimos acontecimientos en el este de ese país y, en particular, los informes sobre secuestros, torturas y asesinatos, incluyendo los casos de Vladímir Ribak y Pavel Kovelko.

El cadáver de Ribak, diputado de la asamblea municipal de Górlovka y perteneciente al partido Batkivschina (Patria) -la mayor formación de la coalición que gobierna en Kiev-, fue encontrado en la localidad rebelde de Slaviansk, en el sureste del país.

Ashton extendió sus condolencias a sus familiares y pidió que una investigación “independiente y transparente” arroje luz sobre las circunstancias de su muerte y lleve a sus responsables ante la justicia.

Al mismo tiempo, solicitó que todas las personas que permanecen “detenidas ilegalmente” en manos de grupos armados en el este de Ucrania sean “liberadas inmediatamente”, ya sean periodistas, líderes locales o ciudadanos.

“Pido el fin de la violencia, la intimidación y las acciones y declaraciones provocadoras, como acordado en la declaración conjunta de Ginebra” del pasado 17 de abril, concluyó Ashton.

La política británica instó además a todas las partes que suscribieron esa declaración a que “garanticen que sus términos son implementados completamente” por medio también del “uso de su influencia sobre los grupos armados ilegales”, a fin de “detener la violencia y la provocación y hacerles entregar sus armas”.

El acuerdo alcanzado en Ginebra la semana pasada entre Rusia, Estados Unidos, Ucrania y la Unión Europea piden el desalojo de los edificios públicos por parte de los separatistas en el este ucraniano, bajo los auspicios de enviados de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

El pacto también prevé el desarme de todos los grupos ilegales en Ucrania y la amnistía de aquellos que participaron en los desórdenes registrados en el este del país sin cometer crímenes.