Tráfico | T 57° H 72%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

EE.UU. condena el ataque en Afganistán que dejó tres estadounidenses muertos

WUNI News
04/24/2014 1:02 PM

Washington, 24 abr (EFE).- La Casa Blanca condenó hoy el “despreciable y cobarde” ataque en un el interior de un hospital en Kabul, en el que tres médicos estadounidenses murieron y dos resultaron heridos, y subrayó su respaldo a quienes trabajan por la paz en Afganistán.

“Estados Unidos condena el ataque de hoy en Kabul que mató a tres estadounidenses que trabajaban para proporcionar cuidados de salud a los afganos. Cualquier ataque de este tipo a civiles en un hospital es despreciable y cobarde”, dijo en un comunicado Caitlin Hayden, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

“Enviamos nuestras condolencias más profundas a las familias de todos aquellos fallecidos y heridos”, agregó.

El ataque se produjo cuando un guardia de seguridad “disparó contra médicos en un hospital de la zona de Darulaman en el oeste de la capital”, según explicó a Efe en Kabul el portavoz policial Hashmat Stanikzai.

Un funcionario del Centro de Salud Cristiano Lawndale de Chicago (Illinois), Bruce Rowell, identificó a uno de los fallecidos como Jerry Umanos, un pediatra que trabajaba en ese hospital estadounidense y que aparentemente se encontraba de visita en Kabul, según informó la cadena de televisión CBS News.

Las autoridades estadounidenses no han confirmado esa información ni han identificado a las otras dos víctimas mortales.

“Estados Unidos sigue apoyando rotundamente a aquellos en Afganistán que aborrecen esta violencia y están trabajando para construir un futuro pacífico y próspero para sí mismos”, subrayó Hayden.

“Nos mantenemos orgullosos de todos los estadounidenses que están en servicio en Afganistán, trabajando hombro con hombro con sus aliados afganos hacia nuestro objetivo compartido de un Afganistán soberano, estable, seguro y democrático”, añadió la portavoz.

Los ataques contra extranjeros en la capital afgana, que hasta hace dos años ofrecía cierto margen de seguridad para la vida cotidiana de los numerosos residentes foráneos, han aumentado los últimos meses.

Kabul se ha convertido en territorio hostil para la menguante colonia extranjera, que vive ahora prácticamente enclaustrada, tras el punto de inflexión que supuso el ataque suicida en enero contra un restaurante libanés muy frecuentado por extranjeros.

Un total de 21 personas, entre ellas 13 extranjeros, murieron en el ataque, después del cual se han sucedido en Kabul otros incidentes armados.

Este nuevo ataque se produce pocos días antes de que el sábado se anuncie el resultado de los comicios presidenciales, marcados por la salida del poder del presidente Hamid Karzai, tras agotar los dos mandatos posibles, y la retirada de las tropas internacionales de Afganistán a finales de este año.