Tráfico | T 59° H 83%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Los diálogos colombianos retoman el tema de drogas ilícitas y buscan acuerdos

WUNI News
04/24/2014 12:35 PM
Actualizada: 04/24/2014 4:20 PM

La Habana, 24 abr (EFE).- El Gobierno de Colombia y las FARC reanudaron hoy en La Habana sus diálogos de paz centrados en el punto de drogas ilícitas, un tema en el que según la guerrilla se trabaja “plenamente” y que requeriría de una conferencia mundial para ser abordado de forma “científica” y sin “sesgos ideológicos”.

El problema de las drogas y el narcotráfico ocupa desde hace seis meses la agenda del proceso de paz colombiano, con sede permanente en Cuba, y desde este jueves volverá a ocupar las conversaciones en su vigésimo cuarto ciclo con el propósito de avanzar en la construcción de acuerdos.

En el arranque de esta nueva ronda, los negociadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aseveraron que regresan a la mesa “con toda la decisión de lograr un acuerdo pronto que defina de una vez por todas, una política contra las drogas de uso ilícito”.

Según los rebeldes, deberá ser una solución que de forma “soberana y con énfasis en el respeto a los derechos humanos, supere la fracasada política prohibicionista de la llamada guerra global a las drogas” lanzada por Estados Unidos hace 40 años.

“Requeriremos para ello, seguramente, del concurso de las naciones del mundo y del especial esfuerzo de nuestras comunidades afectadas para, a partir de una conferencia mundial que de manera científica y sin sesgos ideológicos aborde el problema, mancomunadamente encontremos las vías que conduzcan a la solución”, añadieron en un comunicado.

El mismo texto, leído ante los medios por el número dos del grupo rebelde y su jefe negociador, “Iván Márquez”, denunció las descalificaciones que el Departamento de Estado de Estados Unidos emitió esta semana contra la guerrilla y subrayó que no ayudan a la “reconciliación” en Colombia.

En concreto, los insurgentes reprobaron un pronunciamiento del Departamento de Estado por ofrecer recompensas por la captura del comandante de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”, y por vincular al equipo de paz de la guerrilla con el narcotráfico.

Enfatizaron que esa actitud de “presión y chantaje injerencista” afecta el proceso de paz, “descalifica” también al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, y contradice el apoyo expresado por Barack Obama a los diálogos.

Según puntualizaron, “al descalificar a la guerrilla” el Departamento de Estado “descalifica al Gobierno colombiano que dialoga con la insurgencia política”.

“Tanto el Presidente de la República, como sus plenipotenciarios en la mesa han afirmado que la guerrilla de las FARC no es una organización narcotraficante y que por eso están dialogando con ella”, apuntaron.

Por otra parte, cuestionado sobre la lentitud del debate sobre drogas ilícitas, Márquez dijo hoy a periodistas que están “trabajando plenamente” y con toda la “capacidad propositiva para sacar adelante un acuerdo”.

La agenda de seis puntos pactada por las partes en 2012 abrió con los temas de tierras y desarrollo rural, y de participación política, sobre los que ya se alcanzaron acuerdos preliminares.

Al debate actual sobre drogas y narcotráfico iniciado en noviembre pasado, deberán seguir otros sobre el fin del conflicto, sus víctimas y, finalmente, la implementación, verificación y refrendación de lo pactado.

De cara a esos futuros tópicos, las FARC insistieron hoy en la creación de una comisión que esclarezca las causas históricas del conflicto, porque en su opinión sin ese paso “no va a ser posible abordar la discusión del determinante y decisivo asunto de las víctimas”.

“La comisión que sugerimos no tiene implicaciones de tipo judicial, ese trabajo seguramente tendrá que desarrollarse más adelante y tal vez, como lo dice el Gobierno, luego de la firma de un eventual acuerdo”, destacó “Iván Márquez” (alias de Luciano Marín Arango).

A su vez, las FARC volvieron a mencionar la necesidad de una Constituyente que dé garantías institucionales y democráticas en Colombia, y aludieron al caso del restituido alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

“Los derechos políticos, como el derecho mismo a la vida, son tutelables. La tiranía del Procurador y los abusos del poder no pueden -como lo pretendieron respecto al futuro de la alcaldía de Bogotá-, echar por tierra este principio elemental de la convivencia ciudadana”, sostuvieron.

En cuanto a los negociadores del Gobierno colombiano, como ya es habitual hoy no hicieron declaraciones a los medios a su llegada a la sede de los diálogos en el Palacio de Convenciones de La Habana.

La comitiva del Gobierno se presentó sin el exvicepresidente Humberto de la Calle, quien según fuentes del equipo fue sometido a una intervención quirúrgica ambulatoria y se reincorporará en los próximos días.

Etiquetas