Tráfico | T 78° H 66% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Correa concluye su intensa visita a España, donde pidió apoyo para los visados de la UE

WUNI News
04/25/2014 9:18 AM
Actualizada: 04/25/2014 2:54 PM

Madrid, 25 abr (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, concluyó hoy una intensa visita a España, en la que pidió el apoyo del Gobierno español para que la UE exima a los ecuatorianos de visados y de la que se lleva distinciones y un caluroso recibimiento del rey Juan Carlos.

En esta visita de cuatro días, Correa, que estuvo acompañado de varios ministros, se reunió el jueves con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien, según dijo, se comprometió a presentar en la UE su petición para una exención de visado a los ecuatorianos para estancias cortas en países de la Unión.

“Ecuador en estos momentos esta atravesando un gran momento económico, político y social”, dijo Correa en una entrevista con Efe antes de dejar España y consideró que no tiene sentido que la UE continúe exigiendo a los ecuatorianos visados mientras se dispone a eliminar este requisito para los colombianos y Peruanos.

Las relaciones de Ecuador con España “pasan por un extraordinario momento”, dijo Correa, quien explicó que con Rajoy conversó también sobre el acuerdo comercial con la UE.

Repasaron además diferentes aspectos de las relaciones bilaterales, en particular la integración de los ecuatorianos en España, donde representan la comunidad latinoamericana más numerosa.

En la actualidad, “Ecuador no necesidad caridad, necesita oportunidades”, declaró a Efe al añadir que su país precisa de ayuda “para crear talento humano, ciencia, tecnología. Para ello, hemos firmado acuerdos con cuatro universidades españolas e institutos de investigación. Son bienvenidos académicos y científicos españoles”.

En la entrevista con Efe, Correa aseguró que de momento mantiene su decisión de no presentarse a la reelección al afirmar que “por ahora es que en 2017 yo me retiro”, a la vez que expresó sentir una “inmensa responsabilidad de garantizar este proyecto político”, articulado en lo que llama la “revolución ciudadana”.

Lamentó que las relaciones con EEUU no sean mejores y sobre Venezuela estimó que “hace falta más diálogo”, a la vez que elogió que se haya “logrado sentar a la mesa de negociaciones” a los sectores democráticos.

Correa, quien sostuvo que América Latina tiene “recursos necesarios para eliminar la pobreza (…) si la riqueza estuviere mejor distribuida”, fue investido doctor “honoris causa” por la Universidad de Barcelona en reconocimiento de “su apuesta por el diseño de programas educativos ambiciosos”, así como la reducción de las desigualdades en su país.

El presidente ecuatoriano se reunió con miles de sus compatriotas residentes en España en dos actos, uno en Barcelona y otro en Madrid.

En ambos casos elogió la contribución de los emigrantes a la bonanza económica que vive Ecuador y les pidió “perdón en nombre de la patria por tanto dolor” y les dio “muchas gracias por no haberse olvidado del país”.

“Sin educación no hay revolución”, dijo el jueves ante miles de compatriotas en Madrid, donde también arremetió contra la ley hipotecaria española porque no permite la dación en pago y que afecta a numerosas familias ecuatorianas.

En ese contexto, el ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, dijo que el Gobierno ecuatoriano está estudiando “acciones legales” por el “daño gravísimo” provocado por los bancos, a los que culpó de la crisis en España.

En el último día de la visita, Correa asistió hoy a la firma de un acuerdo de colaboración entre el centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la mayor institución pública española dedicada a la investigación, y la secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación de Ecuador.

El presidente ecuatoriano estará este sábado en Génova, donde se encuentra la comunidad ecuatoriana más numerosas de Italia y desde donde emitirá su habitual “enlace ciudadano”.

El domingo asistirá a la solemne misa de canonización de los papa Juan XXIII y Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano.