Tráfico | T 75° H 62% | Powered by Yahoo! Weather

Mundo | Papas Santos

El papa y Sánchez Cerén hablaron de la canonización de Romero y de seguridad

WUNI News
04/25/2014 1:57 PM
Actualizada: 04/25/2014 2:01 PM

Ciudad del Vaticano, 25 abr (EFE).- El papa Francisco y el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, abordaron hoy la situación del proceso de canonización del arzobispo de San Salvador asesinado en 1980 Oscar Arnulfo Romero y la seguridad en el país.

El presidente electo de El Salvador, que tomará posesión de su cargo el próximo 1 de junio, mantuvo una reunión privada de 26 minutos con Francisco en el Vaticano, con ocasión de su visita a Roma para participar este domingo en la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II.

La reunión entre Sánchez Cerén y el papa fue muy distendida y cordial y el presidente electo expresó a Francisco su felicidad por estar por primera vez en el Vaticano, pero sobre todo ante un papa “tan querido por el pueblo salvadoreño”.

“Para un jefe de Estado, es una experiencia importante conversar con el papa, pues irradia optimismo, alegría y esperanza y tiene una visión novedosa de la Iglesia”, declaró después de la reunión, en una rueda de prensa.

Antes de reunirse en privado, Sánchez Cerén le explicó al papa que había leído muchos de sus escritos y documentos, a lo que Francisco le respondió con una carcajada que se le habrían “cansado mucho los ojos”.

Al término de la audiencia, el presidente salvadoreño se despidió del papa con un “le llevo en mi corazón” y el pontífice deseó una pronta recuperación a la esposa de Sánchez Cerén, que iba apoyada en un bastón por una reciente operación en la rodilla.

En el tradicional intercambio de regalos, el presidente electo entregó al papa un cuadro pintado por Josué Villalta con la imagen de monseñor Oscar Arnulfo Romero y una estola bordada con motivos de artesanía de la localidad de La Palma y le dijo al papa: “para que se la ponga”.

Por su parte, el papa Francisco entregó Sánchez Cerén su exhortación apostólica “Evangelli gaudium”, de la que le observó que había un resumen y que podría leer los capítulos que más le pudieran interesar.

Sánchez Cerén explicó después que el papa se mostró “muy enterado” de todo lo que concierne a la causa de monseñor Romero y su opinión ahora “es que hay que continuar el proceso y que en el momento adecuado podrá llegar la canonización”.

Pero, añadió el presidente electo, Francisco “se ha mostrado favorable a que continúe el proceso y consideramos que la causa está en camino hacia la canonización y que ahora hay que ser sólo respetuosos con todo el proceso vaticano”.

El mandatario y exguerrillero informó también al pontífice argentino de su reunión ayer con el postulador de la causa, Vincenzo Paglia, quien se mostró “muy optimista con que el proceso va a seguir avanzando y va a llegar a su finalización”.

El proceso de canonización de Romero, asesinado mientras oficiaba una misa el 24 de marzo de 1980, empezó en 1994, pero ha sufrido varios parones hasta la llegada al Pontificado de Francisco, que le ha dado un nuevo impulso.

Para la subida a los altares de Romero es necesario que se pruebe que fue un mártir de la Iglesia Católica.

El presidente electo también expuso al papa la reunión que mantuvieron en la comunidad de San Egidio, organización conocida por su mediación en conflictos, y sobre ello, solicitó al papa que “la Iglesia apoye los esfuerzos para la consolidación de la paz en Centroamérica y para mayor tranquilidad y seguridad de la población salvadoreña”.

Sánchez Cerén también aprovechó la ocasión para invitar a Francisco, como hacen todos los mandatarios, a que visite Centroamérica y también invitó a los representantes del Vaticano a que asistan a su toma de posesión.