Tráfico | T 30° H 83%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Puerto Rico pendiente del presupuesto con recortes contestado por sindicatos

WUNI News
04/25/2014 1:41 PM
Actualizada: 04/25/2014 2:19 PM

San Juan, 25 abr (EFEUSA).- Puerto Rico está pendiente del mensaje de presupuesto del próximo martes del gobernador, Alejandro García Padilla, en el que se prevén recortes que afectarán a todas las agencias de la isla y que será respondido en la calle por los sindicatos.

El jefe del Ejecutivo ha adelantado que será el primer presupuesto equilibrado que presenta el Estado Libre Asociado de Puerto Rico en muchos años y, aunque se desconocen cifras oficiales, los medios de la isla hablan de una reducción de 800 millones de dólares respecto al año pasado, lo que inquieta en todos los departamentos.

Una crisis económica a la que no se ve salida a corto plazo, una deuda de más de 70.000 millones de dólares y con el crédito rebajado al grado especulativo (el nivel de lo que se denominan “bonos basura” o “chatarra”) por Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch dan si cabe más relevancia al presupuesto que dará a conocer el gobernador.

Ante lo que se ve venir, los sindicatos con representación en las agencias públicas calientan motores de cara al martes y ya hay convocada una manifestación con la que se quiere responder a unos previsibles recortes que achacan a la mala gestión de los políticos durante décadas.

La Coordinadora Sindical, que agrupa cerca de quince sindicatos del sector público y privado, ha convocado a una manifestación el martes ante el Capitolio, sede del Legislativo y donde García Padilla dará a conocer el presupuesto y dirigirá su mensaje de situación del estado, una combinación que el jefe del Ejecutivo ya eligió el año pasado.

El portavoz de la Coordinadora Sindical, Luis Pedraza Leduc, señaló hoy a Efe que, aunque no es oficial, se espera una reducción cercana a los 800 millones de dólares en el presupuesto que sufrirán los ciudadanos.

“Habrá un recorte de servicios, porque todo el dinero está comprometido”, dijo el líder sindical, que apuntó a la multimillonaria deuda que arrastra Puerto Rico como la responsable de los recortes que pagará, al final, la clase trabajadora.

“La deuda de Puerto Rico -más de 70.000 millones de dólares- no hay quién la pague”, apuntó Pedraza Leduc, que abogó por una reestructuración, ya que, como dijo, se debe saldar, pero no en los plazos que exigen los tenedores de títulos del Estado Libre Asociado.

“No debe ser con medidas de ajuste, eliminando servicios o fusionando agencias que se atiende el problema. Esos son parches que no resuelven las necesidades del país. En todo caso son medidas que abonan para que se limiten servicios”, concluyó el sindicalista.

Sobre el esperado contenido del presupuesto se pronunció esta semana el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Representantes, Rafael Hernández, que subrayó que el presupuesto que atenderá el próximo año fiscal -del 1 de julio de 2015 al 30 de junio de 2016- debe marcar un futuro para Puerto Rico en el que el Gobierno no puede convertirse en lastre para la isla.

García Padilla aprovechará el martes para, al tiempo que presenta el nuevo presupuesto, mandar un mensaje de situación del Estado en el que se espera que aborde los principales asuntos que afectan a Puerto Rico.

La criminalidad, educación o la energía son temas que pueden estar en la agenda del discurso del gobernador, pero supeditados a la economía, asunto que ha dominado la actualidad puertorriqueña desde que accedió al poder en enero de 2013.

Puerto Rico presenta un cuadro complicado desde el inicio de la crisis económica en 2006, y la deuda de 70.000 millones de dólares y su degradación por las agencias de calificación de crédito no ayudan a salir de la actual situación.

La colocación de 3.500 millones de dólares en los mercados de deuda a un interés inferior al 9 % el pasado mes de marzo permitió al Gobierno obtener liquidez para pagar sus deudas más apremiantes, aunque la incertidumbre de si Puerto Rico podrá responder en el futuro se mantiene latente.