Tráfico | T 47° H 80%

Papas Santos

Dos papas concelebrarán las canonizaciones ante un millón de fieles

WUNI News
04/26/2014 4:41 PM
Actualizada: 04/26/2014 6:10 PM

Ciudad del Vaticano, 26 abr (EFE).- Dos papas vivos, Francisco y el emérito Benedicto XVI, coincidirán mañana en la ceremonia de canonización en la Plaza de San Pedro de los dos papas más venerados del siglo XX, Juan Pablo II y Juan XXIII.

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, anunció esta mañana la asistencia de Benedicto XVI al acto, al que se prevé que acudirán un millón de fieles, cerca de 150 cardenales, delegaciones de 92 países y 24 jefes de Estado y Gobierno.

El Vaticano y Roma, que han afrontado ya ceremonias multitudinarias, tienen ante si este domingo un acto de fuerte significado para la Iglesia católica ya que en la Plaza de San Pedro habrá una canonización de dos papas y contará con la presencia de dos pontífices vivos, Francisco y el emérito Benedicto XVI.

Para esta canonización histórica estarán en San Pedro 24 jefes de Estado y Gobierno y 23 ministros, entre ellos los reyes de España y de Bélgica, además de los presidentes de Paraguay, Honduras, El Salvador, Ecuador, Albania, Croacia, y Polonia, entre otros.

Desde Polonia llegará el mayor número de fieles para asistir a la canonización de quien fue el arzobispo de Cracovia, y se espera que lleguen a la capital italiana en 1.700 autobuses, 5 trenes y 58 vuelos chárter.

La organización logística a cargo de la Obra Romana de Peregrinaciones (ORP) del vicariato de Roma informó de que se esperan entre 500.000 y 800.000 personas, pero podrían llegar hasta un millón.

No todas podrán entrar en la plaza y por ello se han instalado hasta 17 pantallas gigantes en varios puntos de Roma para que los peregrinos que no puedan acceder a la plaza vaticana puedan seguir la ceremonia.

El portavoz de la oficina de prensa del Vaticano, Federico Lombardi, explicó que la Plaza de San Pedro y la Vía de la Conciliazione, la avenida que une Roma con la Ciudad del Vaticano, puede contener hasta 250.000 personas por lo que el resto tendrá que asistir en los aledaños a la canonización.

La misa estará oficiada por el papa Francisco y concelebrarán entre 130 y 150 cardenales llegados de todo el mundo para esta ocasión, así como 1.000 obispos y 870 sacerdotes se encargarán de dar la comunión.

Los más cercanos al papa serán el cardenal vicario de Roma, Agostino Vallini, el cardenal polaco, histórico secretario de Juan Pablo II, Stanislao Dziwisz, y el obispo de Bergamo, Francesco Beschi, procedente de la ciudad natal de Juan XXIII.

La ceremonia comenzará, según se lee en el misal que el Vaticano ha distribuido, con el rezo de la Coronilla de la Misericordia a las 09.00 hora italiana (07.00 GMT), ya que este domingo se celebra la Divina misericordia, fiesta de la Iglesia católica que proclamó el papa Juan Pablo II.

Al coro de la Capilla Sixtina, presente en todas las celebraciones, en esta ocasión se le unirá la Filarmónica de Cracovia y el Coro de la diócesis de Bergamo.

La parte más importante de la ceremonia será el rito de la canonización, cuando el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, presentará a Francisco “las tres peticiones” de canonización para ambos papas, primero con “gran fuerza”, después con “mayor fuerza” y, por último, con “grandísima fuerza”.

A continuación, el papa pronunciará la fórmula: “En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II”.

Francisco pedirá que los papas sean inscritos en el libro de los Santos.

Posteriormente, se llevarán hasta el altar los relicarios que contienen las reliquias de los santos.

En el caso de Juan Pablo II será una ampolla con su sangre y que llevará la mujer costarricense, Floribeth Mora, cuya sanación ha servido como segundo milagro para la canonización del papa polaco.

La reliquia de Juan XXIII será un pedazo de piel desprendido durante la exhumación, y que portarán familiares del santo, entre ellos, su sobrino.

El Vaticano anunció hoy además que el papa Francisco saludará a todas las delegaciones tras la ceremonia.

Posteriormente, la basílica vaticana permanecerá abierta hasta las diez de la noche (20.00 GMT) para que los fieles visiten las tumbas de los dos papas santos.

Pero será en general una celebración sobria y solemne sin grandes fastos, ya que el único acto que ha sido programado es la “Noche de oración” que se celebrará hoy en once iglesias de Roma, donde los fieles están invitados a rezar y confesarse.

El lunes 28 de abril, en la misma Plaza San Pedro, el cardenal arcipreste de la basílica de San Pedro, Angelo Comastri, celebrará una Misa de agradecimiento por las canonizaciones.