Tráfico | T 53° H 57%

Papas Santos

Paraguay espera en vigilia la canonización del papa que criticó a la dictadura

WUNI News
04/26/2014 8:50 AM

Asunción, 26 abr (EFE).- Jóvenes paraguayos participarán esta noche de una vigilia por la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, recordado en el país por señalar públicamente “las luces y sombras” de la dictadura de Alfredo Stroessner, en su visita de 1988 a tierra guaraní.

El grupo religioso de jóvenes paraguayos, “papaboys” se reunirá en la parroquia Virgen de Nazareth de Asunción para acompañar la misa del papa Francisco en Roma, que se celebrará a las 4 de la madrugada, hora local.

La visita de Karol Wojtyla a Paraguay, que llevaba desde 1954 sometido al régimen militar de Stroessner, fue interpretada como un intento de poner en el foco internacional la situación del país.

“A la vista de las luces y sombras que componen hoy el Estado paraguayo, nuestra solicitud de pastores y personas consagradas, no puede menos que pedir una sociedad más sana y pacífica en la convivencia”, dijo Wojtyla en su discurso en la Catedral Metropolitana de Asunción, recuerda hoy el diario ABC Color.

Discurso que arrancó con la frase: “heta árama ojapo aimese hague penendive (hacía mucho tiempo que deseaba estar con ustedes), en un casi perfecto guaraní.

El papa llegó en un momento en que el régimen dictatorial y personalista daba sus últimos coletazos pero no cesaba en sus persecuciones políticas. Stroessner sería apartado del poder por un golpe de Estado un año más tarde, algo que abrió las puertas al proceso hacia la democracia.

“Llegó Juan Pablo II a poner paños fríos, tal y como la copiosa lluvia que se registró aquel 16 de mayo de 1988, que no impidió que unas 40.000 personas se agolparan en el parque Ñu Guasú a recibir al enviado del Señor”, reza el mayor diario del país.

Mañana tendrá lugar la ceremonia de canonización en la Plaza de San Pedro de los dos papas más venerados del siglo XX, Juan Pablo II y Juan XXIII.

Se espera la asistencia de un millón de fieles, cerca de 150 cardenales, delegaciones de 92 países y 24 jefes de Estado y Gobierno.