Tráfico | T 71° H 61% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Rinden tributo a García Márquez en la capital mexicana

WUNI News
04/27/2014 6:40 PM

México, 27 abr (EFE).- El nobel de literatura Gabriel García Márquez recibió hoy un homenaje póstumo en esta capital con la lectura de su obra “Cien años de soledad” en la que participaron, entre otros, uno de los hijos del autor, Gonzalo García Barcha.

Participaron también en la lectura de esa obra autoridades de la capital mexicana, políticos y representantes del mundo cultural de México, reunidos en el patio del Museo de la Ciudad, en el centro histórico de esta capital.

García Márquez, nacido en Colombia pero quien vivió durante medio siglo en México, murió el pasado 17 de abril, a la edad de 87 años, en su casa del sur de Ciudad de México.

“Gabriel García Márquez nos regaló un universo, el más amplio, el más bello y más interesante”, afirmó durante el acto el secretario de Cultura del Gobierno de Ciudad de México, Eduardo Vázquez Martín.

Fue el hijo del premio quien comenzó leyendo “Cien años de soledad”, y después le siguió Vázquez Martín.

Posteriormente hicieron lo mismo representantes del mundo cultural y académico, autoridades como el jefe del Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, y políticos como el excandidato presidencial de la izquierda Cuauhtémoc Cárdenas.

El programa incluía también la interpretación de vallenato, un ritmo musical del que era gran aficionado el nobel de literatura 1982, a cargo del conjunto Estrellas Vallenatas.

“No pensamos que haya un mejor homenaje, de los muchos que hará la ciudad y el mundo a este escritor, que la lectura continua de una de sus obras”, afirmó el encargado de cultura de la capital mexicana.

García Márquez recibió un gran homenaje el pasado lunes, en el Palacio de Bellas Artes de esta capital, encabezado por los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de México, Enrique Peña Nieto, y al que asistieron también familiares del autor.

Antes y después de los actos oficiales, miles de personas desfilaron para despedirse del premio nobel, cuyas cenizas estaban en el centro del vestíbulo del Palacio de Bellas Artes.