Tráfico | T 61° H 50%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El sindicato de jugadores quiere que Sterling reciba el máximo castigo

WUNI News
04/28/2014 5:40 AM
Actualizada: 04/28/2014 5:09 PM

Houston (EEUU), 28 abr (EFE).- Mientras el comisionado de la NBA, Adam Silver, guarda silencio sobre la investigación abierta entorno al escándalo generado por los supuestos comentarios racistas del dueño de Los Ángeles Clippers, Donald Sterling, el alcalde de Sacramento, Kevin Johnson, en nombre del sindicato de jugadores dijo que estos han pedido el máximo de castigo posible.

Johnson que trabaja como asesor del sindicato comentó que la petición está orientada a que, como mínimo, la NBA impida a Sterling presenciar el resto de los partidos de la fase final de la presente temporada en los que participen los Clippers u otros equipos.

La petición de los jugadores se produce después de conocerse los supuestos comentarios racistas que Sterling hizo en una conversación telefónica con su novia V. Stiviano cuando le pidió que podía “acostarse con negros”, pero no llevarlos a los partidos de los Clippers.

De esta manera, Sterling volvió a ser el centro de atención extradeportiva, algo que ya se pensaba había pasado en la dilatada gestión del dueño más antiguo que hay en la NBA, pero que ha vuelto a surgir con el siempre delicado asunto del racismo.

Johnson se reunió con Silver antes del cuarto partido que los Warriors de Golden State disputaron contra Los Ángeles Clippers, en el Oracle Arena de Oakland, y le dio a conocer la posición de los jugadores por el escándalo surgido con Sterling.

“Los jugadores querían asegurarse de que Sterling no asistirá a ningún partido de los Clippers o cualquier otro equipo durante la duración de los playoffs”, declaró Johnson a los periodistas.

Johnson, exjugador de los Suns de Phoenix, ahora alcalde demócrata de Sacramento, dijo que vio al comisionado comprometido con dar la mejor solución al asunto.

“Estamos seguros de que el comisionado entiende que esta es una enorme distracción para todo el mundo y queremos que el foco esté realmente en los partidos y lo que sucede en el campo, algo que entendió perfectamente”, señaló Johnson.

Sterling asistió el pasado jueves al tercer partido disputado en Oakland y tenía previsto acudir también al cuarto antes de que hablar con la Liga, que le aconsejó que no lo hiciese hasta que se cerrase el proceso de investigación que está abierto.

Sin embargo, sí lo hizo Rochelle, la esposa de Sterling, que se sentó al lado opuesto del banquillo donde estuvieron los jugadores de los Clippers que perdieron el cuarto partido por 118-97 y empataron a 2-2 la serie que disputan al mejor de siete.

Rochelle dijo que no creía en el contenido de las supuestas declaraciones que hizo su esposo ni que nadie dentro de su familia hubiera sido racista y jamás lo sería, además de defender que lo más importante era el equipo.

Por su parte, el abogado de Stiviano dio a conocer en un comunicado el domingo por la tarde que indicaron que las cintas que con las supuestas voces de su clienta y Sterling eran “legítimas”.

Las citas proceden de una duración de aproximadamente una hora de conversación grabada, que Stiviano asegura que no filtró a los medios de comunicación y que dio a conocer el portal de internet TMZ.

Johnson dijo que quería escuchar de Silver la gama de sanciones que podrían serle aplicadas a Sterling si al final de la investigación se confirma que son auténticas y asegurar que el castigo sea el máximo nivel.

“No hay absolutamente ningún lugar en la familia de la NBA para la ignorancia, la intolerancia, los comentarios censurables que son inaceptables y no apropiados para el objetivo que tiene la liga”, destacó Johnson.

“Si lo que se ha alegado y declarado resulta ser auténtico, entonces debe haber sanciones para dejar claro que la familia de la NBA tiene tolerancia cero con ese tipo de conducta hoy, mañana y siempre”.

“Los jugadores están esperando por el comisionado para actuar con decisión”, reiteró Johnson.

“Ellos quieren que se aplique el máximo de castigo que está establecido y permitan los estatutos y estamos tratando de averiguar lo que es, pero de lo que no tienen ninguna duda es que quieren que sea lo máximo”, subrayó.

Johnson también reiteró que esperan que el caso se solucione lo más rápido posible para centrarse de lleno en la competición.

“Si no respetas a los jugadores en esta liga, entonces los valores que todos defendemos son en vano”, recordó Johnson, que fue requerido por el sindicato para que asesorase al presidente del gremio, el base de los Clippers, Chris Paul.

El sindicato desea que Silver les mantenga informado con todo tipo de detalle de como se desarrolla el proceso, además de conocer otras acusaciones previas de racismo que hayan podido existir contra Sterling y porque nunca fueron sancionadas por la liga.

La representación sindical se refería a lo sucedido en noviembre del 2009 cuando Sterling acordó pagar un récord de 2,75 millones de dólares para cerrar acusaciones de discriminación contra hispanos, afroamericanos, y familias con niños en varios edificios de apartamentos que posee en los alrededores de Los Ángeles.

“Es responsabilidad del sindicato conocer el verdadero historial de Sterling y por qué no recibió sanciones, al igual que ahora se busca una solución justa, rápida y ejemplar”, destacó Johnson. “Creemos que este es un momento decisivo para la liga, el comisionado y todos los jugadores”.