Tráfico | T 71° H 47%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

89-93. Un Ginóbili inspirado lidera el resurgir de los Spurs

WUNI News
04/29/2014 3:59 AM
Actualizada: 04/29/2014 11:26 AM

Dallas (EE.UU.), 29 abr (EFE).- El espectacular triple logrado por Vince Carter en el tercer partido de la eliminatoria de la primera ronda de la Conferencia Oeste le impidió al escolta argentino Manu Ginóbili darle el triunfo a su equipo de los Spurs de San Antonio ante los Mavericks de Dallas, pero sólo necesitó 48 horas para vengarse y darle una victoria de oro en el cuarto partido (89-93).

Los Spurs evitaron ponerse a las puertas de la eliminación de haber perdido (1-3) y por el contrario empataron a 2-2 la serie tras recuperar la ventaja de campo que vuelven a tener cuando regresen a San Antonio y el miércoles disputen el quinto partido de la serie.

Ginóbili, con 23 puntos, se encargó de liderar el ataque balanceado de los Spurs que recuperaron la ventaja de campo y lo más importante, que para nada les afectó la derrota frustrante del pasado sábado cuando el triple de Carter en la última décima de segundo les robó el triunfo que ya acariciaban.

El veterano escolta argentino encabezó una lista de seis jugadores, incluidos tres titulares y tres reservas, que tuvieron números de dos dígitos y como equipo lograron un 46 (36-79) por ciento de acierto en los tiros de campo, comparado al 38 (32-84) que tuvieron los Mavericks.

Además se encargó de anotar tres puntos desde la línea de personal en los últimos 10 segundos del partido que aseguraron la victoria.

Ginóbili jugó 28 minutos en los que anotó 7 de 14 tiros de campo, incluido un triple en seis intentos, y 8 de 11 desde la línea de personal al mostrar su mejor juego agresivo de penetraciones a canasta con las que rompió a la defensa de los Mavericks, preocupada en controlar al base Tony Parker y al ala-pivote Tim Duncan.

El internacional argentino también repartió cinco asistencias, capturó tres rebotes, todos defensivos, recuperó un balón y perdió tres.

Si Ginóbili cumplió con su condición de sexto jugador y hombre clave en el esquema de los Spurs, el ala-pivote francés Boris Diaw se convertiría en la carta que el entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, tenía guardada para compensar la falta de anotación de su compatriota Parker y del propio Duncan, muy bien marcados por la defensa de los Mavericks.

Diaw aportó 17 puntos (7-12, 3-6, 0-0), cuatro rebotes y cuatro asistencias que fueron claves en el ataque de los Spurs y los que les permitió llegar al descanso con la ventaja parcial de 14 puntos 36-50.

Pero la canasta más decisiva de Diaw que llegó a falta de 32 segundos para que concluyese el partido cuando anotó el triple que dio a los Spurs la ventaja parcial de 87-90 que seria la buena.

Duncan hizo su labor de equipo al conseguir un doble-doble de 14 puntos y 10 rebotes, mientras que otros tres jugadores, encabezados por el pívot brasileño Tiago Spliter anotaron 10 tantos cada uno.

Splitter, que jugó 25 minutos de titular, volvió a ser muy importante en el juego de equipo de los Spurs al anotar 4 de 6 tiros de campo, y 2-2 desde la línea de personal, capturó 12 rebotes, incluidos ocho defensivos, dio una asistencia y recuperó un balón.

Parker, que tuvo su peor noche encestadora al fallar nueve de 14 tiros de campo, llegó a los 10 puntos, los mismos que tuvo el base reserva australiano Patty Mills, que capturó tres rebotes, repartió dos asistencias y recuperó dos balones.

Mientras que el alero Kawhi Leonard brilló en las acciones bajo los aros al capturar 12 rebotes –nueve fueron defensivos–, dio una asistencia y puso un tapón.

Los Mavericks volvieron a tener al escolta Monta Ellis como su líder encestador al conseguir 20 puntos, pero falló 12 de 20 tiros de campo y nunca logró los decisivos.

Lo propio sucedió con el ala-pivote alemán Dirk Nowitzki que llegó a los 19 tantos después de hacer 19 tiros de campo y acertar sólo siete, falló los tres intentos de triple, y acertó 5 de 7 desde la línea de personal, donde los Mavericks como equipo tampoco brillaron al fallar 10 de 28 lanzamientos de tiros libres.

El base español José Manuel Calderón realizó una buena labor individual y de equipo al conseguir 13 puntos, que lo dejaron como 13 puntos, el tercer máximo encestador.

Calderón jugó 29 minutos en los que anotó 5 de 10 tiros de campo, incluidos 3 de 4 triples, no fue a la línea de personal y repartió sólo tres asistencias, pero no perdió ningún balón y cometió sólo una falta personal, que le permitió ganarle el duelo individual a Parker.

El pívot reserva DeJuan Blair, exjugador de los Spurs, fue el mejor reserva de los Mavericks al aportar un doble-doble de 12 puntos y 11 rebotes, mientras que el pívot haitiano Samue Dalembert dominó en las acciones bajo los aros al capturar 15 balones, pero falló 5 de 6 tiros de personal.

El gran mérito de los Mavericks fue remontar la desventaja de 20 puntos que llegaron a tener en el tercer periodo y a falta de seis minutos para el final habían logrado el empate a 77-77, pero la noche esta vez iba a ser de Ginóbili, que se sintió feliz y reivindicado.

Ambos equipos vistieron medias negras en apoyo a Los Ángeles Clippers mientras la NBA investiga unos supuestos comentarios racistas del dueño del equipo, Donald Sterling, que manifestó en una conversación privada que le fue grabada ilegalmente y dada a conocer a los medios de comunicación.

Ficha técnica:

89 – Dallas Mavericks (23+13+29+24): Calderón (13), Ellis (20), Dalembert (3), Nowitzki (19), Marion (4) -cinco inicial-, Wright (4), Crowder (2), Blair (12), Harris (4) y Carter (8).

93 – San Antonio Spurs (18+32+23+20): Parker (10), Green (2), Splitter (10), Duncan (14), Leonard (7) -cinco inicial-, Bonner (-), Diaw (17), Mills (10), Ginóbili (23), Belinelli (-).

Árbitros: Bill Kennedy, Pat Fraher y Scott Foster. Señalaron faltas técnicas a Dirk Nowitzki y DeJuan Blair, de los Mavericks. Tiago Splitter quedó eliminado por personales.

Incidencias: Cuarto partido de la eliminatoria de la primera ronda de la Conferencia Oeste del baloncesto profesional de la NBA que se disputó en el American Airlines Center, de Dallas, ante 20.796 espectadores.