Tráfico | T 35° H 50%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El Gobierno de Colombia y los líderes campesinos negocian el fin de la huelga en su segundo día

WUNI News
04/29/2014 1:47 PM
Actualizada: 04/29/2014 11:10 PM

Bogotá, 29 abr (EFE).- La huelga de sectores del campo colombiano cumplió hoy su segundo día con algunos hechos de violencia que dejan al menos once heridos y seis detenidos, mientras que representantes del Gobierno y del movimiento Dignidad Agropecuaria iniciaron la negociación de un acuerdo que permita levantar la protesta.

Los principales incidentes fueron registrados en la madrugada de este martes en algunas carreteras bloqueadas por los manifestantes y reabiertas por la Policía para evitar contratiempos a la población.

Una de las vías bloqueadas es la que comunica a Bogotá con la localidad de Choachí, donde unos 200 manifestantes atravesaron troncos y prendieron fogatas, obstáculos que fueron removidos por la fuerza pública.

Manifestantes se congregaron también en las márgenes de carreteras en los departamentos de Boyacá y Cundinamarca, en algunas de cuyas localidades el servicio de transporte público que comunica con Bogotá estuvo paralizado por el temor de los transportistas a que los vehículos sean atacados a pedradas, como ha sucedido otras veces.

El ministro colombiano del Interior, Aurelio Iragorri Valencia, dijo que en los dos días de huelga once policías han resultado heridos, uno de ellos con arma de fuego en un incidente en el sureño departamento del Huila, se han registrado acciones de protesta en 29 municipios y seis personas han sido detenidas.

“Estamos seguros de que (el ataque) no proviene de los campesinos porque ellos no le disparan a los policías”, dijo a periodistas el ministro, quien agregó que los restantes uniformados han sido heridos con piedras y palos en situaciones registradas en varios sitios del país.

Iragorri explicó que el Huila es también el único departamento en el que se han presentado bloqueos de vías tanto por taponamientos de carreteras hechos por manifestantes como por derrumbes.

El estatal Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) informó que a pesar de la huelga hay “normalidad en el ingreso de productos” a las grandes ciudades y que “en los principales mercados mayoristas del país se registró un normal abastecimiento de los alimentos”.

Para buscar una salida a la huelga, motivada por las demandas de los líderes de la protesta de más presupuesto para el campo, condonación de créditos, reducción del precio de fertilizantes y combustibles, así como de freno al contrabando de productos agrícolas y a los tratados de libre comercio, el Gobierno y representantes de Dignidad Agropecuaria se sentaron hoy a la mesa de negociación.

La reunión, que se celebra en la sede del Ministerio de Agricultura en Bogotá, comenzó con la discusión del tema de créditos, que se prolongó por cuatro horas, según un mensaje de Twitter de esa cartera.

“Hay avances importantes y seguimos con la mejor disposición”, manifestó en un mensaje de Twitter la secretaria general del Ministerio de Agricultura, Laura Valdivieso, quien junto con el ministro, Rubén Darío Lizarralde, y otros funcionarios participa en los diálogos.

Los líderes de Dignidad Agropecuaria alegan que la huelga es su último recurso ante el supuesto incumplimiento por parte del Gobierno de los acuerdos que pusieron fin a otra protesta de tres semanas que paralizó la circulación de personas y bienes en varias regiones del país entre agosto y septiembre del año pasado.

Sin embargo, el portavoz de ese movimiento, César Pachón, reconoció este martes que el Gobierno ha hecho un esfuerzo económico para atender las necesidades del campo.

“Ojalá el Gobierno tenga voluntad política porque esto no solo es dinero. Aumentar el presupuesto para el agro es importante aunque todavía falta”, dijo Pachón a RCN La Radio.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, invitó el lunes a los campesinos a trabajar junto con el Gobierno en la búsqueda de soluciones para los problemas del campo en el que este año se han invertido 5,2 billones de pesos (unos 2.680 millones de dólares).

Mientras el Gobierno y los promotores de la huelga siguen las negociaciones, continúa la polémica por la supuesta infiltración de la guerrilla en la protesta, denunciada por los ministros de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y del Interior.

El fiscal general colombiano, Eduardo Montealegre, afirmó este martes que existen pruebas de que la huelga sí está infiltrada por grupos al margen de la ley.

“Esta manifestación legítima de sectores populares, de sectores democráticos, está siendo infiltrada en algunas zonas del país o por las FARC o por el ELN”, dijo el fiscal a periodistas en Bogotá.