Tráfico | T 68° H 90%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

La UE afronta con confianza la negociación con Cuba, que comienza en La Habana

WUNI News
04/29/2014 6:22 PM
Actualizada: 04/29/2014 5:50 PM

La Habana, 29 abr (EFE).- Cuba y la Unión Europea (UE) abrieron hoy en La Habana las negociaciones para alcanzar un acuerdo de diálogo político y cooperación, un proceso al que Bruselas llega “con mucha confianza”, según afirmó su representante en estas conversaciones, Christian Leffler.

Ese único comentario del director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) a su llegada a la Cancillería cubana marcó el inicio de esta primera ronda de diálogo que durará dos días y que servirá para definir la “hoja de ruta” de un proceso que intenta normalizar las relaciones entre el bloque comunitario y La Habana.

Está previsto que mañana miércoles, al termino de las reuniones, Leffler comparezca ante los medios de comunicación para ofrecer detalles de su desarrollo.

Cuba es el único país de América Latina con el que la UE no tiene un acuerdo bilateral y al que ha aplica desde 1996 -a iniciativa del entonces presidente conservador español José María Aznar- la llamada “posición común”, que condiciona las relaciones con la isla comunista a avances democráticos y en materia de derechos humanos.

Sin embargo, esa restrictiva política, muy criticada por el Gobierno cubano y que sigue vigente, no ha impedido que más de la mitad de los países comunitarios hayan suscrito con La Habana en los últimos años acuerdos bilaterales de diversa índole.

En la práctica, la UE es uno de los principales socios comerciales de Cuba, es titular de cerca de la mitad de las inversiones extranjeras directas en la isla y más del 50 % de los turistas que llegan al país procede del viejo continente, según datos de la Comisión Europea.

El diálogo llega después de que el Consejo de Ministros de Exteriores aprobara en febrero -y tras un año de contactos exploratorios- establecer una negociación para profundizar las relaciones y acompañar el proceso de reformas acometido en la isla aunque sin dejar de insistir en un mayor respeto por los derechos humanos.

Este paso no supone un cambio de dirección de la relación del bloque comunitario con la isla, sino la creación de un nuevo instrumento para profundizarla, según dijo en aquel momento la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, quien enfatizó que la preocupación por los derechos humanos en la isla seguirá siendo un tema central en la relación.

El Gobierno de Raúl Castro, por su parte, ha aceptado este diálogo al entender que supone el “fin de las políticas unilaterales de la UE” hacia la isla y está dispuesto a hablar de todo, incluidos los derechos humanos, aunque desde los principios de igualdad, respeto, reciprocidad y no injerencia.

“Nosotros estamos abiertos al diálogo con la Comunidad Europea desde una base de respeto y todo lo que sea de respeto, todo lo que podamos construir desde una posición de respeto, desde una posición de igualdad, lo facilitaremos”, aseveró la pasada semana en La Habana el vicepresidente primero del país, Miguel Díaz-Canel.

En cualquier caso, la UE y Cuba inician el deshielo de sus relaciones en una isla que intenta “actualizar” su socialismo con una controlada apertura económica y algunas medidas sociales de calado como la reforma migratoria que acabó con las prohibiciones para viajar al exterior que durante años sufrieron los cubanos.

Esos ajustes se encuentran ahora, según el Gobierno de Raúl Castro, en una fase de mayor complejidad con proyectos como la eliminación de la doble moneda que rige en el país o la apuesta por atraer más inversiones extranjeras a la isla con nuevas facilidades para las empresas foráneas.

Tras la apertura de sus conversaciones, Cuba y la UE prevén celebrar rondas de negociación cada dos meses, entre las cuales mantendrán contactos informales a través de correos electrónicos, videoconferencias o llamadas telefónicas, según avanzó Leffler en marzo pasado ante la Comisión de Exteriores del Parlamento Europeo.

Etiquetas