Tráfico | T 50° H 94%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

La presidenta brasileña afirma que los racistas son más “atrasados”

WUNI News
04/30/2014 6:41 PM

Río de Janeiro, 30 abr (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó hoy que las personas racistas son más “atrasadas” que las que no descriminan a los otros por el color de su piel.

“Lo que nos diferencia es el grado de tolerancia y el grado de intolerancia que tenemos unos para con los otros. Algunos son, en efecto, más atrasados. Son aquellos que discriminan al prójimo por el color de la piel”, escribió Rousseff en su cuenta en Twitter.

Dijo que su Gobierno hará lo posible para que el Mundial, que comienza en 44 días, abandere la lucha contra el prejuicio racial, y agregó que hasta el papa Francisco prometió apoyo a esa iniciativa.

Según Rousseff, el pontífice enviará un mensaje contra el racismo que será leído antes del partido de apertura del Mundial, el 12 de junio entre Brasil y Croacia.

El papa “estará con nosotros en esta lucha y enviará un mensaje contra el racismo durante la Copa de las Copas”, afirmó la gobernante en Twitter.

La presidenta dijo que la visita que hizo hoy a Bahía, el estado con mayor población negra de Brasil, le permitió reforzar su orgullo por la diversidad étnica y cultural del país, y volvió a manifestar su apoyo a los futbolistas que vienen protagonizando una campaña contra el racismo en todo el mundo.

“La respuesta de nuestros atletas al prejuicio que enfrentan, como la de Daniel Alves, es una muestra de nuestra fuerza. No podemos dejar de afirmar la fuerza de nuestros orígenes, de nuestra sangre afrodescendiente, indígena y blanca”, aseguró.

El lateral brasileño se comió el domingo un plátano que le lanzó un espectador durante un partido del Barcelona contra el Villarreal y su actitud ha generado una campaña mundial contra el racismo.

Uno de los promotores de la misma fue Neymar, su compañero en el Barcelona y quien tras el incidente en el estadio El Madrigal publicó en las redes sociales una fotografía con su hijo con un plátano en la mano y con la etiqueta “somos todos macacos”, que se ha regado como pólvora en las redes sociales.