Tráfico | T 64° H 70%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Preocupa el aumento de explosiones por preparación casera de aceite de marihuana

WUNI News
05/01/2014 2:20 PM

Denver (CO), 1 may (EFEUSA).- El aumento de las explosiones causadas por la fabricación casera de aceite de hachís en Colorado, como consecuencia de la legalización de esta sustancia a principios de año, ha obligado a la Legislatura estatal a debatir varios proyectos de ley para combatir esta situación.

Según estadísticas difundidas por la Fuerza de Tareas Antidrogas de las Montañas Rocosas (HIDTA), desde el 1 de enero de 2014 se han registrado al menos 14 explosiones en viviendas y edificios donde se preparaba el aceite de hachís, en las que diez personas resultaron heridas y varios niños afectados.

En un comunicado, HIDTA indicó que estas explosiones ya se han convertido “en una tendencia” debido a la creciente demanda del aceite de hachís, forma concentrada del componente químico de esta droga, que se usa en los cada vez más populares “comestibles” o “golosinas” con marihuana concentrada.

El mismo documento compara las explosiones causadas por la preparación sin permiso del aceite de hachís con los incendios causados en la década de 1990 por la preparación clandestina de metanfetaminas, con la diferencia de que los bomberos y la policía aún no están suficientemente entrenados o preparados para responder a este nuevo tipo de emergencias.

Ante esta situación, el Senado de Colorado comienza hoy a debatir un proyecto de ley (HB14-1366), impulsado por el senador estatal Mike Johnston, para crear nuevos controles en la producción de los componentes de los “comestibles” de marihuana.

“La legalización de la marihuana ha introducido una plétora de nuevas preocupaciones en todo el estado”, afirmó Johnston en declaraciones a Efe.

Uno de los problemas que requiere una urgente solución, dijo el legislador, es cómo mantener a los niños alejados de la marihuana.

“Los productos comestibles de marihuana generan varios desafíos. Nuestro proyecto de ley ayudará a que padres, educadores y el público en general sepan cómo identificar los alimentos que contienen marihuana”, dijo Johnston.

La nueva ley, de aprobarse, entraría en vigor en 2016 y le daría al estado una mayor autoridad para controlar la producción del aceite de hachís y la fabricación de alimentos con ese componente.

En la producción casera resulta difícil controlar el flujo del gas debido a que el butano es un gas altamente inflamable y pesado, por lo que sus vapores fácilmente se acumulan.

La producción comercial del aceite de hachís es legal en Colorado y está regulada por el estado, pero requiere de instalaciones y máquinas comerciales con un costo de decenas de miles de dólares. Por eso, muchos optan por fabricar ese aceite en sus casas o talleres, con equipo precario y sin permiso.

El caso más reciente, ocurrido el pasado 28 de abril en Leadville, al oeste de Denver, una casa resultó seriamente dañada tras una explosión.

Un día antes, se produjo una explosión en una vivienda de Littleton, un suburbio de Denver, en la que resultaron heridos el dueño del inmueble y dos menores, de 3 años y 8 meses, respectivamente.

Debido a la presencia de los niños, las autoridades del condado de Jefferson investigarán el caso para determinar si se presentarán cargos por negligencia o abuso infantil contra los padres de los menores.

Y en Grand Junction, al oeste de Colorado, la oficina del fiscal local anunció este miércoles que presentará “serios cargos” contra los presuntos responsables de cuatro recientes explosiones durante la fabricación de aceite de hachís en esa ciudad.

Los sospechosos, indicó el fiscal Pete Hautzinger, serán acusados de causar incendios y de dañar propiedades privadas, entre otros cargos, y, de ser encontrados culpables, podrían recibir sentencias de hasta 32 años de prisión.

Por medio de un comunicado, el Departamento de Policía de Grand Junction expresó su preocupación “por la frecuencia con la que estas explosiones suceden”.

Según Kate Porras, portavoz de ese departamento, el público “debe tomar conciencia de lo que está sucediendo y de cuán peligroso es”.