Tráfico | T 78° H 40%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Chinchilla dice que cumplió en seguridad, pero falló en el déficit fiscal

WUNI News
05/02/2014 1:14 AM
Actualizada: 05/02/2014 6:22 AM

San José, 1 may (EFE).- La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, afirmó durante su último informe anual de labores ante el Congreso que los principales logros de su Gobierno son la mejora en la seguridad ciudadana y la estabilidad económica, mientras la mayor deuda es no haber solucionado el déficit fiscal.

“Siento una justa satisfacción al poder decirle a la nación que cumplimos con creces frente al principal mandato que recibí de parte de las y los ciudadanos. Costa Rica es un hogar más seguro para quienes lo habitan”, expresó la mandataria, quien el próximo jueves entregará el poder a Luis Guillermo Solís.

Chinchilla dijo que cuando llegó a la Presidencia en 2010, Costa Rica había alcanzado “el nivel de epidemia de la violencia con una tasa de homicidios de 11 por 100.000 habitantes”, lo que, dijo, su Gobierno redujo a una tasa de 8.

“Lo que más nos satisface es haber podido evitar que se perdieran más vidas humanas en manos de la violencia homicida”, expresó la primera mujer que ha gobernado el país centroamericano.

Añadió que en su Gobierno se logró una “importante caída” de los delitos como el robo de vehículos, el asalto a viviendas o a establecimientos comerciales.

Chinchilla aseguró que otro logro de su mandato fue “una economía estable que logró recuperar sus niveles históricos de crecimiento y con una franca tendencia hacia la mejora del empleo”.

“Una economía que ha disfrutado cuatro años consecutivos de baja inflación y que ha ampliado y consolidado nuestro posicionamiento internacional en temas tan importantes como competitividad e innovación”, dijo.

Los datos expuestos por la presidenta saliente indican que el crecimiento económico anual alcanzó en promedio el 4,5 % durante su administración, que el comercio exterior aumentó el 47 % entre 2010 y 2013 y que la inversión extranjera directa experimentó un alza acumulada del 70% entre esos años.

Además, señaló que dejó encaminada una cartera de 3.500 millones de dólares para proyectos de infraestructura, y que la inversión en Educación y Salud alcanzó en el 2013 el 7,2 % y el 6,8 % del Producto Interno Bruto (PIB), respectivamente.

“Las metas alcanzadas nos permiten afirmar con satisfacción que, hemos cumplido. Entregamos una Costa Rica encaminada hacia un futuro más promisorio, aunque muchos no lo perciban así”, manifestó la presidenta, quien también criticó los enfoques informativos de un sector de la prensa.

Chinchilla dijo que las principales deudas de su Gobierno son no haber logrado reducir el déficit fiscal que en 2013 llegó al 5,4 % del PIB, ni haber avanzado en reformas en diversas instituciones del Estado.

“Pese a los logros obtenidos, reconocemos que algunas de las batallas que libramos no las conseguimos ganar quedando como legado de responsabilidad a quienes nos sucederán. Entre esas batallas cito el problema fiscal y el funcionamiento de nuestra institucionalidad democrática”, declaró.

La mandataria recordó que impulsó sin éxito una reforma tributaria durante más de un año de su administración y que paralelo a ello aplicó acciones para contener el gasto público.

“Atender la situación fiscal es una tarea urgente, imposible de soslayar a riesgo de poner en jaque la estabilidad económica del país, la protección de la inversión pública y la vigencia de nuestro pacto social”, manifestó.

El discurso de Chinchilla, que inició a las 20.45 hora local (02.45 GMT del viernes) con tres horas de retraso, puso fin a una extensa jornada en el Congreso que inició a las 09.00 hora local (15.00 GMT de este jueves).

La jornada incluyó la instalación de los 57 diputados que ejercerán en el periodo 2014-2018, la elección del directorio del Congreso y el discurso de cada uno de los jefes de las nueve bancadas allí representadas.

El Partido Acción Ciudadana (PAC) dirigirá el Congreso de Costa Rica durante el primer año del próximo Gobierno, tras ser elegido como presidente del Legislativo el diputado Henry Mora, colaborador cercano del mandatario electo Solís.

La jefa de Estado destacó que durante los cuatro años de su mandato enfrentó “circunstancias externas o fortuitas que hicieron más difícil el avance” como la “crítica situación de la economía internacional” y “la actitud hostil del Gobierno de Nicaragua”.

Chinchilla, del socialdemócrata Partido Liberación Nacional, entregará el poder el próximo jueves a Solís, quien encabezará el primer mandato en la historia del centro izquierdista PAC.