Tráfico | T 87° H 46% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El operativo de búsqueda del avión malasio insiste en el rastreo en el Índico

WUNI News
05/02/2014 4:58 AM
Actualizada: 05/02/2014 3:11 AM

Bangkok, 2 may (EFE).- Las autoridades malasias y australianas insistieron hoy en continuar en el Océano Índico la búsqueda del avión Boeing 777 de Malaysia Airlines, ocho semanas después de que desapareciera con 239 personas a bordo.

Los operaciones entraron esta semana en una nueva fase que abandonó la búsqueda aérea y amplió el rastreo submarino en la zona del Índico donde se detectaron señales parecidas a las de una caja negra pero en la que aun no se han encontrado restos del avión.

El jefe del Centro de Coordinación de Agencias Conjuntas, Angus Houston, al mando del operativo coordinado por Australia, dijo en rueda de prensa en Kuala Lumpur que el operativo puede alargarse entre 8 y 12 meses.

Houston dijo que confía en encontrar el avión en la actual zona de búsqueda, situada a unos 2.000 kilómetros al oeste de Australia, y descartó el Golfo de Bengala, donde una compañía australiana de exploración marina aseguró haber detectado un posible rastro.

“Las pruebas que tenemos apuntan todas hacia el sur del Océano Índico”, dijo el coordinador del operativo en la comparecencia retransmitida por televisión.

“La Marina de Bangladesh hasta el momento no ha encontrado nada en el Golfo de Bengala”, añadió.

Houston dijo que el submarino Bluefin-21 no ha encontrado ningún resto del avión tras rastrear 500 kilómetros cuadrados de lecho marino y pese a confiar en que la búsqueda dé algún resultado admitió que las probabilidades de que esto ocurra disminuyen.

En la misma rueda de prensa, el ministro malasio de Transportes, Hishammuddin Hussein, dijo que el lunes viajará a Camberra para mantener una reunión trilateral con Australia y China para abordar el despliegue de recursos, la atención a las familias y evaluar consejos de técnicos y expertos.

El vuelo MH370 de Malaysian Airlines despegó de Kuala Lumpur en la madrugada del pasado día 8 de marzo con 239 personas a bordo y tenía previsto llegar a Pekín seis horas más tarde.

El avión desapareció de las pantallas de control de radar a los 40 minutos de su despegue y cambió de rumbo en una “acción deliberada”, según las autoridades malasias, para cruzar el Estrecho de Malaca en dirección contraria a su trayecto inicial.

Viajaban a bordo 153 chinos, 50 malasios, siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadounidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes que utilizaron los pasaportes robados a un italiano y un austríaco.