Tráfico | T 57° H 62%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

La Policía colombiana reconoce arbitrariedad en la detención de un fotógrafo

WUNI News
05/02/2014 11:40 PM

Bogotá, 2 may (EFE).- El director de la Policía colombiana, el general Rodolfo Palomino, reconoció hoy arbitrariedad por parte de los agentes que agredieron y detuvieron a un fotógrafo del periódico El Colombiano durante la marcha del Día del Trabajo en Medellín y anunció sanciones en el cuerpo.

“Indagaciones en Medellín me dan a entender que mis policías se equivocaron”, dijo Palomino, quien se disculpó ante Esteban Vanegas, el fotógrafo que fue detenido mientras trabajaba con otros periodistas en el cubrimiento de disturbios en la capital de Antioquia.

El caso tuvo gran repercusión en las redes sociales ya que el propio Vanegas lanzó diversos mensajes a través de su dispositivo móvil durante la detención, lo que provocó una rápida reacción de las autoridades, que alegaron que el fotógrafo había agredido a los agentes.

“El fotógrafo fue detenido por agresión en vía pública a la Policía de Medellín”, dijo la Secretaría de Seguridad de la Alcaldía de Medellín a través de su cuenta de Twitter.

El propio secretario de Seguridad, Iván Sánchez, escribió: “La libertad periodística no incluye agredir a la fuerza pública”.

Una versión que quedó hoy desmentida, después de que El Colombiano publicase un vídeo grabado por el propio Vanegas instantes antes de su detención y durante esta, en la que se constata como los policías golpearon al fotógrafo mientras ejercía su trabajo.

Tanto Vanegas como sus compañeros alegaron ante los policías que se trataba de un fotógrafo en ejercicio de sus funciones, lo que no disuadió a los agentes de detenerlo.

“Extiendo disculpas a El Colombiano, estén seguros que sancionaremos este comportamiento equivocado”, agregó Palomino.

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) consideró “de suma gravedad que las autoridades continúen agrediendo a la prensa en contextos de protesta social”, un hecho que ya denunció en su informe anual de 2013.

“A pesar de haber hablado con las autoridades, los hechos siguen ocurriendo e incluso con mayor gravedad. La privación de la libertad por el solo hecho de estar ejerciendo su labor periodística es una clara agresión contra la libertad de prensa”, dijo esta organización en un comunicado.

Entre el cuerpo de Policía de Medellín hay antecedentes de agresiones a profesionales de la información, como la que sufrió el fotógrafo de Efe en esa ciudad durante una marcha en apoyo al paro campesino que se vivió en el país a en agosto y septiembre de 2013.