Tráfico | T 79° H 58% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Lisboa invita a los madrileños a alargar su viaje tras la final de la ‘Champions’

WUNI News
05/04/2014 6:21 AM

Lisboa, 4 may (EFE).- Aunque los precios prohibitivos de hoteles han exaltado la ira de muchos aficionados, el Ayuntamiento de Lisboa prepara una campaña para convencer a los madrileños para que alarguen su viaje a la capital lusa después de la final de la Liga de Campeones.

A partir del lunes, anuncios televisivos y en la prensa invitarán a los aficionados españoles a descubrir las atracciones turísticas, culturales y gastronómicas de la ciudad más allá del Estadio de la Luz del Benfica, donde se enfrentarán el 24 de mayo el Real Madrid y el Atlético.

La primera invitada oficial del alcalde de la ciudad, el portugués António Costa, es su homóloga madrileña, Ana Botella, pero la promoción turística municipal se enfrenta a la ya limitada oferta hotelera de la capital portuguesa y a la escalada de precios de aviones y habitaciones.

La mayoría de las plazas están reservadas y en las localidades de los alrededores de la capital empiezan a agotarse también, advirtieron hoy a EFE fuentes del sector hotelero portugués.

“En este momento estamos prácticamente llenos en Lisboa. Hay que buscar fuera”, señala el presidente de la Asociación Hotelera de Portugal (AHP), Luís Veiga.

Dentro de la capital, los precios son “prohibitivos”, reconoció el representante del sector, por lo que recomendó buscar alojamiento en localidades próximas como Cascais, Vila Franca de Xira o al otro lado del río Tajo, en Almada o Montijo, ciudades unidas a la capital por ferry.

“La mayor parte de los madrileños vendrán en coche y pueden dormir más lejos. Hay muchas posibilidades de dormir fuera de Lisboa y a un buen precio”, aseguró.

En un sábado normal de mayo, la tasa de ocupación hotelera de la capital es del 60 %, por lo que solo quedarían 9.000 habitaciones disponibles para unas 20.000 personas y se esperan unos 50.000 asistentes, calcula la organización que representa.

Según Veiga, la oferta se redujo primero por los acuerdos previos de hoteles con operadores turísticos y se comprimió aún más después de que el Chelsea se clasificara para la semifinal contra el Atlético de Madrid.

“Los ingleses fueron los más previsores y reservaron cerca de 5.000 habitaciones en las últimas semanas”, señala el dirigente.

Según la web del motor de búsqueda Trivago, los precios se han disparado un 300 % en el último mes, pero aún hay oportunidades en algunas pensiones y hostales de barrios menos céntricos, albergues juveniles y en hoteles de lujo.

Las últimas “ofertas” oscilan entre unos 600 euros por habitación triple con baño compartido en residencias en el distrito de Anjos o hasta los 7.000 euros en unidad de lujo del hotel Inspira, según varios buscadores de hoteles consultados.

Muchos de los hoteles estaban reservados desde noviembre del año pasado, como el hotel Ibis en la Avenida de Liberdade, con 70 habitaciones, explicaron fuentes de la empresa a EFE.

La búsqueda de alojamiento fuera de Lisboa tampoco resulta fácil. En el Hotel Aranguês de Setúbal, a unos 50 kilómetros de Lisboa, responden a EFE que está completo desde hace una semana, al igual que otros hoteles en Cascais y Sintra, localidades a 25 kilómetros de la capital.

En cuanto al transporte, los 600 kilómetros que separan las dos capitales ibéricas pueden recorrerse en una hora y diez minutos en avión, cinco horas y media en coche, y casi once horas en tren.

En la compañía de bajo coste Easyjet, los vuelos ida y vuelta entre las dos capitales que, con dos semanas de antelación suelen costar menos de 100 euros, se han disparado hasta los 1.000 euros para los días 24 y 25.

Más asequibles son las ofertas de otras compañías con vuelos regulares, como Air Europa e Iberia, con precios entre los 200 y 400 euros.

Y para los románticos del tren, Renfe puso a la venta 2.000 plazas extraordinarias para la final europea por las que pueden pagarse unos 60 euros, aunque deberán pasarse cerca de once horas en un vagón coche-cama.

Susana Irles