Tráfico | T 24° H 56%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El ultra Genny “a’Carogna” niega que se negociase sobre si se jugaba el partido

WUNI News
05/05/2014 5:02 AM

Roma, 5 may (EFE).- El jefe ultra del Nápoles, Gennnaro di Tommaso, cuya imagen encaramado a la valla de uno de los fondos del estadio Olímpico de Roma ha dado la vuelta al mundo, aseguró que no hubo negociación alguna con la Policía italiana sobre si se tenía que disputar la final de Copa Italia tras el tiroteo.

Las declaraciones del hincha del Nápoles, conocido como “Genny a’Carogna” (el carroña), han sido publicadas hoy por el diario napolitano Il Mattino.

En Italia ha estallado la polémica por la supuesta negociación de las fuerzas del orden con los ultras del Nápoles sobre sí se tenía que jugar la final de Copa Italia entre Fiorentina y Nápoles, después de que el tiroteo que se produjo antes del encuentro y en el que resultaron heridos tres napolitanos, uno de ellos de gravedad.

“Todo lo que se ha escrito son tonterías. No hubo alguna negociación con la Digos (cuerpo especial de la Policía) sobre si se jugaba o no jugaba el partido. Nosotros no decidimos nada”, asegura el ultra.

De Tommaso, considerado el jefe de uno del grupo de ultras más importante del Nápoles, los Mastiffs, e hijo de un supuesto camorrista del clan Misso de barrio napolitano Sanità, fue el encargado de hablar con el capitán del Nápoles, el eslovaco Marek Hamsik, bajo la curva norte del Olímpico.

“El carroña” explicó al diario que Hamsik sólo les comunicó el estado de salud de los aficionados heridos y que el más grave estaba mejor y lo mismo le dijeron las fuerzas del orden.

“Nosotros hablamos con todos con tranquilidad y respeto, sin amenazas y sin provocaciones”, agregó.

La indignación en Italia además por la supuesta negociación se produjo además por la camiseta que llevaba Genny “a’Carogna” en la que se pedía la libertad de (Antonino) Speziale, el ultra siciliano que cumple una condena a ocho años por haber matado al agente de policía Filippo Raciti al lanzarle un lavabo arrancado de los baños tras en los incidentes antes del derbi Catania-Palermo el 2 de febrero de 2007.

“La camiseta era en honor de un chico que está pidiendo a través de sus abogados la revisión del proceso judicial. Es una petición de Justicia y no una ofensa a la persona fallecida o a sus familiares”, explicó “a’Carogna”.

La versión del ultra del Nápoles coincide con la que dio el Ministro del Interior, Angelino Alfano y los dirigentes de las fuerzas del orden.

“El capitán del Nápoles, Hamsik, no fue al fondo del estadio para recibir el permiso para jugar sino para informar del estado del herido y asegurar que no se trato de un ajuste de cuentas entre aficionados”, explicó hoy Alfano.

En una rueda de prensa organizada ayer para informar de lo sucedido, el Jefe de Policía de la capital italiana, Massimo Mazza, también negó que hubiera habido negociaciones con los ultras para dar el visto bueno al inicio del partido, que comenzó con 45 minutos de retraso.

Mazza explicó que los dirigentes del Nápoles habían pedido a la policía el permiso para que un jugador del equipo informase a los aficionados de lo que había ocurrido sobre todo “porque se estaba difundiendo la noticia de que el hincha había muerto”.