Tráfico | T 50° H 80%

Latinoamérica

Argentina inicia semana de homenajes al padre Mugica a 40 años de su muerte

WUNI News
05/07/2014 8:00 PM

Buenos Aires, 7 may (EFE).- Argentina inició hoy una semana repleta de homenajes al sacerdote Carlos Mugica (1930-1974), al cumplirse el cuadragésimo aniversario de su asesinato en Buenos Aires a manos de la fuerza paramilitar de ultraderecha Asociación Anticomunista Argentina, conocida como Triple A.

Los actos de conmemoración comenzaron hoy en el auditorio Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional de la capital argentina con la proyección del documental “Carlos Mugica”, producido por la Universidad Nacional de la localidad bonaerense de Lomas de Zamora.

A 40 años de su muerte, el Equipo de Sacerdotes para Villas, los barrios más pobres de Buenos Aires donde ejerció su tarea pastoral, han organizado una semana de oración, memoria y acción de gracias.

En el marco de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, que se encuentra reunida estos días, el arzobispo de la provincia de Santa Fe, José María Arancedo, definió a Mugica como “un sacerdote que vivió su fe y ministerio en comunión con la Iglesia y al servicio de los más necesitados”.

El próximo domingo 11 de mayo, día del asesinato del sacerdote, se multiplicarán los actos conmemorativos, pero el principal tendrá lugar en el barrio Carlos Mugica, conocido como Villa 31, donde el clérigo cumplió con su apostolado y desarrolló su mayor actividad en defensa de los derechos de los excluidos.

Del acto participará el cardenal primado de Argentina, Mario Poli, quien bendecirá una placa conmemorativa en honor de los sacerdotes que trabajan en las villas, conocidos popularmente como “curas villeros”.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, también rendirá tributo al padre Múgica, el sábado 10 de mayo, cuando inaugure un mural del sacerdote en la céntrica Avenida 9 Julio de Buenos Aires.

Nacido en 1930, hijo de un político conservador y de una mujer de familia adinerada, desde su juventud Múgica mostró una preocupación especial por los sectores más humildes de la población y se ordenó sacerdote en 1959.

El religioso combinó su labor pastoral con la militancia política y social como integrante del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, que surgió en Argentina durante la década de los años 60 y se extendió a otros países latinoamericanos.

Si bien reconoció su simpatía por el guerrillero argentino-cubano Ernesto “Che” Guevara y los sectores revolucionarios del peronismo, movimiento político creado por Juan Domingo Perón, Múgica se opuso a la lucha armada.

Enfrentado con la jerarquía de la Iglesia católica argentina, Múgica levantó la parroquia Cristo Obrero en un barrio de la capital argentina que actualmente sigue siendo un asentamiento de viviendas precarias.

Tras recibir numerosas amenazas de muerte y sufrir algunos intentos de asesinato, el 11 de mayo de 1974, el llamado “cura de los pobres”, falleció tras ser ametrallado cuando salía de una iglesia de la periferia de Buenos Aires en la que acababa de celebrar misa.

En 1999, por la intervención del entonces cardenal Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco, los restos de Mugica fueron trasladados del barrio porteño de Recoleta a la parroquia Cristo Obrero.