Tráfico | T 59° H 28%

Baloncesto | Latinoamérica

Litigio con Philip Morris caldea los días previos al viaje de Mujica a EE.UU.

WUNI News
05/07/2014 3:56 PM
Actualizada: 05/07/2014 2:10 PM

Montevideo, 7 may (EFE).- Casi al mismo tiempo en que el Senado uruguayo aprobaba nuevas restricciones al negocio del tabaco, el debate sobre la forma de encarar una millonaria demanda presentada por Philip Morris contra el país ha caldeado hoy los días previos al viaje del presidente José Mujica a EE.UU.

En un comunicado oficial difundido en las últimas horas por el Gobierno, el secretario de la Presidencia, Homero Guerrero, informó de que el equipo de abogados que defiende a Uruguay en ese litigio se va a “reforzar” de cara al posible juicio, aunque desmintió que la estrategia vaya a modificarse.

“No se trata de cambiar, sino de reforzar, quizás sumando más gente. Pero la estrategia va a seguir”, señaló en respuesta a las versiones de prensa que así lo indicaban a raíz de las supuestas diferencias sobre al cuestión entre Mujica y su predecesor y correligionario en el bloque de izquierdas Frente Amplio Tabaré Vázquez (2005-2010), impulsor de la lucha antitabaco en el país.

Vázquez, oncólogo de profesión y precandidato del FA a regresar a la Presidencia en las elecciones del 26 de octubre, se reunió el lunes con Mujica, un día antes de que el Senado aprobara una reforma de la ya restrictiva normativa que prohíbe la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco para impedir, además, su exhibición en puntos de venta.

El mandatario sostuvo tras la reunión que Vázquez le había transmitido su deseo de que “haga lo más posible” para que “la opinión pública norteamericana entienda” que se trata de “una defensa de la salud pública”, durante la visita oficial que realizará la semana entrante a Estados Unidos.

Según el diario El Observador, el Gobierno uruguayo decidió consultar a más expertos jurídicos para encarar el litigio y en el entorno de Vázquez se llegó a manejar la idea de que el equipo de abogados iba a ser sustituido.

Uruguay es el primer país que enfrenta una demanda contra el Estado por parte de una tabacalera, la poderosa Philip Morris, que la interpuso en 2010 ante el Ciadi, un tribunal de arbitraje del Banco Mundial, a raíz de las medidas antitabaco de Vázquez, profundizadas durante la gestión de Mujica (2010-2015).

Además, el rotativo La Diaria recordaba este miércoles que en el primer año de Mujica, Vázquez tuvo un roce con el prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, porque el Ejecutivo que lo sucedió había llegado a un principio de acuerdo con la tabacalera para que retirara su demanda.

A cambio, Uruguay aceptaba reducir los pictogramas de advertencia sanitaria sobre los riesgos de fumar en las cajetillas de cigarrillos y que una misma empresas pudiera comercializar productos con distintos nombres.

A la espera de lo que se resuelva en el juicio, el Ejecutivo de Mujica quiere aprovechar su reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en Washington, prevista tentativamente para el próximo lunes, para solicitar su apoyo.

“El apoyo que solicitamos, no solo en Estados Unidos, sino también a la comunidad mundial, es para una lucha por la salud de los uruguayos”, argumentó Guerrero.

Consultada al respecto, la embajadora de EE.UU. en Uruguay, Julissa Reynoso, aclaró el martes a la prensa que su Gobierno “no es parte” en el conflicto, pues se trata de un litigio privado.

Explicó que estudiará “seriamente” cualquier pedido de ayuda uruguayo, pero “no ve, por el momento, cómo podría participar en el asunto”.

“Estamos abiertos si el presidente tiene ideas y podemos dar sugerencias”, agregó.

Además de esta cuestión, es previsible que la decisión de Uruguay de convertirse en el primer país de Suramérica que acepta acoger como refugiados a presos de Guantánamo a pedido de Washington centre también la atención de la reunión de Mujica y Obama.