Tráfico | T 32° H 75%

Ciencia y Tecnología

Más de la mitad de la población mundial respira aire contaminado

WUNI News
05/07/2014 9:13 AM
Actualizada: 05/07/2014 11:01 AM

Ginebra, 7 may (EFE).- La calidad del aire se deteriora paulatinamente en el mundo, según un informe presentado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que revela que más de la mitad de la población mundial reside en urbes con índices de polución 2,5 veces mayores de los recomendados por el organismo.

El informe hace un análisis de la calidad del aire en 1.600 ciudades de 91 países, del que se desprende que sólo el 12 por ciento de la población mundial que reside en ciudades respira aire limpio.

“Lo más importante a destacar es que la situación empeora en casi todos los lugares, y especialmente en los países en desarrollo”, señaló en rueda de prensa María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS.

La polución se agrava particularmente en los países emergentes, y la presencia de partículas en suspensión es especialmente elevada en las ciudades de los países del Golfo Pérsico y del Sudeste asiático.

Los datos con los que cuenta la OMS no son comparables porque se refieren a años diferentes (desde 2008 a 2012), y porque los sistemas de medición son distintos, por lo que el organismo rehúsa hacer una clasificación jerárquica de las urbes más y menos contaminadas.

Dicho esto, del informe se desprende que entre las ciudades más contaminadas del planeta se encuentran Nueva Delhi, Dacca, Ulan-Bator (Mongolia), Pekín y Karachi en Asia; Abu Dabi, Doha, y El Cairo en Oriente Medio; Dakar y Accra en África; y Sofía y Ankara en Europa.

En América Latina, la ciudad con peores indicadores es Lima, y la que tiene un aire más limpio es Salvador de Bahía.

El informe ofrece datos sobre 46 ciudades españolas, de los que se desprende que la urbe con peor calidad del aire es La Línea de la Concepción, en el sur, y la que tiene el aire más limpio Las Palmas, en las Islas Canarias.

La información incluida en el informe ha sido entregada voluntariamente por los países, por lo que puede haber casos más extremos que no figuran en el estudio.

Éste mide especialmente el nivel de las partículas contaminantes PM 2,5 -las más pequeñas y más perjudiciales ya que pueden penetrar directamente en los pulmones- que son consideradas las más peligrosas y por tanto son el mejor indicador de los riesgos para la salud de la contaminación ambiental.

El nivel “razonable” de estas partículas es una media anual de hasta 10 microgramos por metro cúbico. Si la presencia es mayor se puede considerar que existe contaminación perjudicial para la salud y si es menor, que el aire es limpio.

Es decir, se considera que Salvador de Bahía es la que tiene el aire más limpio porque la media anual indicó que “sólo” estaban suspendidos en el aire 9 microgramos de PM 2,5 por metro cúbico.

Ibarra, en Ecuador, se sitúa en segunda posición porque también relevó 9 microgramos de PM 2,5 pero contabilizó 18 microgramos de PM 10, mientras que en Salvador el nivel de PM 10 fue de 17.

Las PM 10 son unas partículas contaminantes que también están suspendidas en el aire pero son un poco mayores que las PM 2,5 y por tanto son menos perjudiciales.

Por otra parte, la ciudad donde se detectaron los peores índices fue la capital peruana.

Si bien el índice general para la ciudad es de 38 microgramos de PM 2,5 por metro cúbico, en la subdivisión de Lima Norte se revelaron 58 microgramos, es decir casi seis veces el nivel establecido por la OMS.

El estudio diferencia a Lima Norte (58) de Lima Este (36) y Lima Sur (29).

“Consideramos la media anual porque es la que nos da una indicación real del peligro al que están expuestas las personas y que les puede afectar a largo plazo. En todos los lugares hay picos de contaminación, pero estos pueden estar ligado a fenómenos pasajeros y que no tengan consecuencias”, agregó Neira.

Las altas concentraciones de las partículas finas se asocian con un gran número de muertes causadas por infartos y ataques cerebrales, por lo que la OMS advierte de que residir en ciudades donde los niveles son dos veces y media los recomendados “pone a la población en riesgo de padecer problemas de salud a largo plazo”.

El pasado marzo, la OMS reveló que más de siete millones de personas mueren anualmente en el mundo a causa de la contaminación ambiental ya sea fuera o dentro del hogar, lo que convierte a la polución en el principal riesgo medioambiental para la salud.

Marta Hurtado