Tráfico | T 35° H 61%

Mundo

Rusia dice que no permitirá silenciar la investigación del incendio en Odessa

WUNI News
05/07/2014 10:00 AM

Moscú, 7 may (EFE).- Rusia afirmó hoy que no permitirá que se silencie la investigación de la muerte de 46 personas en el incendio el pasado viernes en la Casa de los Sindicatos en la ciudad ucraniana de Odessa, que se produjo tras violentos enfrentamientos entre prorrusos y ultranacionalistas.

“No permitiremos que se oculte a la sociedad la investigación”, aseguró el titular de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en una ceremonia en recuerdo de diplomáticos rusos muertos en la Segunda Guerra Mundial.

Según agencias locales, el ministro tachó de fascismo “lo que pasó en Odessa” y aseguró que Moscú hará todo lo posible para aclarar las causas de lo ocurrido.

Anteriormente, Lavrov dijo que no “se sorprendería” si las autoridades ucranianas dieran carpetazo a la investigación de aquella tragedia.

Citó como ejemplo el “caso de francotiradores”, que disparaban a los manifestantes opositores y a los policías, durante los días de febrero en que se desató la mayor violencia en Kiev contra el régimen del ahora depuesto presidente Víktor Yanukóvich.

Además, varios políticos ucranianos denunciaron que las víctimas de la Casa de los Sindicatos murieron intoxicados por un gas, mientras el candidato presidencial Piotr Poroschenko calificó de atentado terrorista lo sucedido en Odessa.

Ucrania declaró el pasado fin de semana luto nacional por la tragedia de Odessa, en la que la mayoría de los muertos fueron prorrusos que habían tomado el edificio huyendo de la policía, después de enfrentamientos entre distintos grupos de manifestantes.

Los prorrusos acusan al bando contrario, los partidarios del Gobierno de Kiev, de incendiar el edificio al lanzar cócteles molotov y otros artefactos explosivos caseros.

La policía asegura que los primeros también lanzaron objetos y dispararon desde la Casa de los Sindicatos contra la multitud.

Grupos prorrusos radicales han publicado en las redes sociales las direcciones de algunos activistas proucranianos y han prometido vengarse por la muerte de sus partidarios.