Tráfico | T 34° H 35%

Economía

Draghi sugiere que el BCE actuará en junio contra la inflación y la fortaleza del euro

WUNI News
05/08/2014 11:29 AM
Actualizada: 05/08/2014 11:50 AM

Bruselas, 8 may (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, sugirió hoy que la entidad podría actuar finalmente en junio para atajar la baja inflación en la eurozona y la fortaleza del euro, después de que el consejo de gobierno mantuviera los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,25 %.

Tras la reunión del consejo de gobierno, en el que se analizaron posibles actuaciones en su encuentro de junio, Draghi, aseguró que el BCE “está cómodo con actuar la próxima vez, pero antes queremos ver las previsiones de los técnicos que se publicarán a principios de junio” sobre la inflación y la disponibilidad de créditos bancarios para el sector privado.

El BCE no está satisfecho con el camino previsto para la inflación en la eurozona y en este sentido hay “unanimidad en no resignarnos y en no aceptarlo” como un hecho ineludible, lo que implica un “consenso” para actuar si fuera necesario, al igual que para bajar el euro.

De hecho, reiteró Draghi, los gobernadores de los bancos centrales de la eurozona siguen “unánimes en su compromiso de emplear también medidas no convencionales” dentro del mandato del BCE para lidiar de manera eficaz “con los riesgos de un periodo demasiado prolongado de baja inflación”.

La información más reciente apunta a un periodo prolongado de baja inflación, que se situó en abril en el 0,7 % interanual, seguida solamente de un impulso al alza gradual.

Draghi espera que las tasas de inflación permanezcan en torno a los actuales niveles durante los próximos meses antes de subir gradualmente durante 2015 y acercarse solamente al objetivo de cerca pero por debajo del 2 % del BCE hacia finales de 2016.

Mostró además su preocupación por la fortaleza del euro, que mantiene la inflación baja y perjudica las exportaciones, pero rechazó tomar medidas solo por las críticas de Francia o las recomendaciones de la Organización para el Comercio y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Agradecemos estos consejos y respetamos las opiniones, pero somos independientes y la gente debe estar al tanto de que, si esto es visto como una amenaza a nuestra independencia, puede dañar a largo plazo nuestra credibilidad”, dijo Draghi.

Recalcó que la tasa de cambio no es un objetivo de la política del BCE, pero es “una gran preocupación para el objetivo de la estabilidad de los precios y por tanto habrá que hacer frente a esta preocupación”.

Tras las palabras de Draghi sobre la posibilidad de una actuación por parte del BCE en junio, el euro bajó.

“En el contexto de inflación baja y débiles niveles de actividad económica se trata de un motivo de grave preocupación en opinión del consejo de gobierno”, explicó el presidente de la institución monetaria con sede en Fráncfort.

Draghi explicó que el BCE “no tiene un umbral” a partir del cual actuar sobre el cambio del euro, sino que influye en la inflación y porque supone un lastre para la recuperación económica en la zona del euro, junto con los conflictos geopolíticos y una posible reducción de la demanda global.

El economista italiano se refirió al conflicto entre Ucrania y Rusia y su impacto en la Unión Europea y la eurozona con Moscú, dependientes del suministro de gas ruso.

“Las proyecciones sobre la inflación son muy difíciles de hacer en este punto porque dependen mucho de lo que será el impacto en el precio de la energía, especialmente del gas, y las implicaciones en el suministro”, indicó.

Draghi igualmente admitió que el BCE está observando de cerca los acontecimientos en este sentido en el conflicto, al igual que varios bancos centrales nacionales, principalmente de los países de la eurozona que más dependen del gas ruso.

Etiquetas