Tráfico | T 52° H 100%

Economía | Nacionales

EE.UU. destaca que la ayuda del FMI a Ucrania reducirá su dependencia de Rusia

WUNI News
05/08/2014 3:02 PM
Actualizada: 05/08/2014 6:11 PM

Washington, 8 may (EFE).- El secretario del Tesoro de EE.UU., Jack Lew, defendió hoy el programa de asistencia a Ucrania aprobado recientemente por el Fondo Monetario Internacional (FMI) como la “única manera viable” de ofrecerle a ese país una “alternativa” para dejar de “depender” de Rusia y estabilizar su economía.

“El programa de asistencia del FMI de 17.000 millones de dólares aprobado la semana pasada representa la única manera viable para ofrecer a Ucrania un camino hacia un futuro económico de mercado estable, más que seguir dependiendo de Rusia”, señaló Lew en una comparecencia ante el comité de servicios financieros de la Cámara de Representantes.

Lew remarcó que “durante los últimos años, Ucrania ha luchado para poner en práctica políticas de economía de mercado”, pero “la dependencia de la asistencia rusa la ha mantenido vulnerable al control de la energía de Rusia y el cese del suministro, mientras la corrupción y la falta de gobernabilidad han impedido las reformas”.

Asimismo, señaló que EE.UU. “sigue preparado junto” con sus “aliados de la comunidad internacional, para imponer mayores sanciones a Rusia si continúa su intervención ilegal y acciones provocadoras” en Ucrania.

Estados Unidos, al igual que la Unión Europea, ha aplicado diversas sanciones económicas a funcionarios y empresarios rusos en respuesta a la crisis en Ucrania, cuya península Crimea se anexionó a Rusia.

Lew recordó, además, que EE.UU. ha estado “en la primera línea del esfuerzo para apoyar a Ucrania durante este frágil momento”, ante las críticas de los legisladores republicanos que acusan al Gobierno del presidente Barack Obama de debilidad en su respuesta a Rusia.

Por otro lado, el secretario del Tesoro aprovechó la ocasión para remarcar el “importante papel” del FMI en la economía global.

El Congreso de EE.UU. aún no ha refrendado la reforma del sistema de cuotas del fondo, aprobado en 2010, lo que ha provocado un retraso en la reforma estructural en la institución que busca elevar el peso de los países emergentes y sofocar críticas de países como Brasil y China.

La Administración de Obama ha tratado en diversas ocasiones de que los legisladores ratifiquen esa reforma, pero ha sido rechazado por los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes.