Tráfico | T 50° H 68%

Mundo

“Jaque mate” a la primera ministra de Tailandia en dos días

WUNI News
05/08/2014 2:33 AM
Actualizada: 05/08/2014 7:41 AM

Bangkok, 8 may (EFE).- En dos días, la primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, ha perdido el cargo y afronta la posibilidad de ser inhabilitada para desempeñar cargos públicos durante cinco años, mientras el país se consume en una crisis política.

La Comisión Anticorrupción decidió hoy por unanimidad (7-0) aconsejar el juicio político de Yingluck en el Senado, porque había indicios de negligencia en su comportamiento con el programa estatal de subsidios al arroz.

El portavoz de Anticorrupción, Vicha Mahakhun, señaló en rueda de prensa en Bangkok que Yingluck, como presidenta del Comité Nacional de Políticas del Arroz, pudo suspender el plan de subvenciones cuando incurrió en fuertes pérdidas.

Este polémico proyecto causó pérdidas por valor de unos 425.000 millones de bat (12.900 millones de dólares o unos 8.800 millones euros).

Vicha indicó que presentarán el caso en el Senado la semana próxima, y la Cámara Alta decidirá entonces si inicia un juicio que puede costarle a Yingluck la inhabilitación para cargos públicos por cinco años.

Anticorrupción además determinará en el futuro si presentará cargos penales.

La decisión del organismo se produce al día siguiente de que el Tribunal Constitucional forzase la dimisión de la jefa del Ejecutivo por abuso de poder en el traslado de un alto funcionario para beneficiar a una persona cercana a la familia Shinawatra.

Yingluck reemplazó en 2011 al secretario general del Consejo de Seguridad Nacional, Thawil Pliensri, por el jefe de la Policía Nacional, Whichien Podposri, y el cargo de este se lo entregó a Priewpan Damapong, excuñado de Thaksin Shinawatra, hermano de la primera ministra.

Los magistrados determinaron que la operación fue inconstitucional porque se adoptó para favorecer la promoción de un familiar.

El ministro de Comercio en funciones tailandés, Niwattumrong Boonsongpaisan, ha sido elegido para ocupar la jefatura del Ejecutivo mientras se organizan elecciones generales para el 20 de julio, a las que no podrá concurrir Yingluck.

Las celebradas el pasado 2 de febrero, boicoteadas por los antigubernamentales y el principal partido de la oposición, el Demócrata, fueron anuladas en marzo.

La oposición política de momento no ha secundado esta nueva iniciativa de los comicios, pero los manifestantes insisten en que no quieren elecciones mientras no se elimine la corrupción del sistema político.

El jefe de los activistas antigubernamentales, Suthep Thaugsuban, ha convocado una gran manifestación para mañana, que ha bautizado como la “batalla final”.

No obstante, Suthep ha declarado varias veces antes la batalla final en esta larga lucha en la que se involucró en noviembre, tras dejar su escaño parlamentario y el Partido Demócrata, con el que llegó a ser viceprimer ministro entre 2008 y 2011.

Tres ataques con explosivos se produjeron entre anoche y esta madrugada en Bangkok sin causar heridos pero si daños menores.

Una granada estalló contra la casa que Suphot Khaimuk, un magistrado del Constitucional que falló contra Yingluck; otra, en la sede del banco Siam Comercial Bank; y la última, en el hospital Chulabhorn.

El Gobierno de Estados Unidos respaldó la víspera la celebración de elecciones en Tailandia y exhortó a todas las partes a que alcancen una solución por vías pacíficas y democráticas.

Tailandia ha vivido cerca de veinte golpes de Estado desde que acabó la monarquía absolutista, el último de ellos en 2006 y derrocó a Thaksin, quien inició a su hermana Yingluck en política hace tres años para que llevase el partido a la victoria en las urnas, como hizo.

Thaksin, quien vive en el exilio a lomos entre Dubái y Londres, tendrá que buscar un reemplazo para Yingluck en las próximas elecciones si es hallada culpable en el Senado.

Marco Zabaleta