Tráfico | T 53° H 57%

Mundo

La española Peñas, una primera dama con vocación de trabajo para Costa Rica

WUNI News
05/08/2014 12:11 AM

San José, 7 may (EFE).- La española Mercedes Peñas, una politóloga especializada en Latinoamérica, asumirá mañana como primera dama de Costa Rica con una vocación de trabajo y gran responsabilidad bajo sus hombros en el Gobierno de su pareja, Luis Guillermo Solís.

Con una sonrisa sincera y cansada por el trajín del día, Peñas expresó en una entrevista a Efe que nunca esperó quedarse tanto en el país centroamericano, pero 23 años después se siente “adaptada” y “querida” por el pueblo costarricense.

Costa Rica, un país de 4,7 millones de habitantes, nunca le fue ajeno. Una de sus grandes amigas de la infancia vivió toda la adolescencia en el país centroamericano por lo que el intercambio de fotos siempre estuvo presente, aunque nunca imaginó que terminaría viviendo en medio de esas “maravillas” naturales.

Es hija de una madre peluquera y un padre líder del gremio de taxistas en Madrid, además es la menor de tres hermanos, aunque insiste en que nunca fue la consentida de la casa por más que sus hermanos digan lo contrario.

Conoció a Solís cuando era su profesor en la Universidad para la Paz (UPAZ), posteriormente coincidieron en varias ocasiones y con el paso del tiempo se fueron enamorando.

Conversar con Solís, dice, fue fundamental además de compartir algunas afinidades y diferencias que los han hecho ir “tejiendo tan maravillosa relación”.

Desde hace nueve años comparte su vida con Luis Guillermo Solís, quien recibirá mañana la banda presidencial de Costa Rica y con quien tiene una hija de siete años, Inés.

Desde la posición de primera dama, deberá ayudarle a Solís a construir su faceta como presidente.

Esta nueva función, Peñas, de 46 años, la asume con serenidad, vocación de trabajo y responsabilidad, aunque expresa que “tiene que ir conociendo un poquito más” de lo que tiene que hacer.

“Estoy muy ilusionada de ser parte de este Gobierno, dentro de que no soy Gobierno, espero poder acompañar a Luis Guillermo en este momento histórico. Me llena de gran orgullo e ilusión y me encanta que yo pueda ser parte de ese equipo y lo vivo con gran alegría y responsabilidad”, indicó a Peñas.

Fue la directora de la Fundación para el Desarrollo Local y el Fortalecimiento Municipal e Institucional de Centroamérica y del Caribe (Demuca), hasta el 30 de abril pasado, lo que le ha dado gran experiencia en el área de gobiernos locales a nivel regional.

La española se involucró parcialmente en la campaña política de Solís, debido a que tenía una responsabilidad laboral con Demuca y no deseaba descuidar a su hija.

Asevera que aunque no estuvo físicamente en las giras que realizó Solís, estuvo “de otra manera” y lo apoyó en la construcción del plan de Gobierno.

Dentro de sus características profesionales, ella destaca su capacidad de trabajar en equipo, la facilidad para escuchar a las demás personas y su carácter fuerte.

Como aspectos personales resalta la paciencia, un trabajo que ha pulido la pequeña Inés, además del buen sentido del humor, “algo fundamental sobre todo en la política”, destaca.

El país centroamericano no tiene una primera dama desde el 8 de mayo de 2006, cuando el entonces presidente Abel Pacheco de la Espriella y su esposa, Leila Rodríguez Stakl, dejaron la Casa Presidencial.

Durante el periodo de Óscar Arias (2006-2010) su entonces pareja, Suzanne Fishel, no estuvo involucrada en temas de política y el español José María Rico, esposo de la presidenta Laura Chinchilla (2010-2014), también se mantuvo al margen de la Administración.

Peñas es graduada de la Universidad Complutense de Madrid donde estudió Ciencias Políticas, y se desplazó al país centroamericano en 1991 para estudiar un máster en la Universidad para la Paz (UPAZ).

Cuando finalizó sus estudios encontró trabajo, una cosa llevó a la otra y 23 años después se siente como una costarricense más, aunque asegura que siempre tiene presente sus raíces.

Nunca se le olvida mencionar a su país de origen: “Me siento muy española y estoy orgullosa de mi país, así como de vivir en Costa Rica y de sentirme también muy ‘tica’ (costarricense)”.

Su corazón, dice Peñas, está como la canción de Alejandro Sanz, “partío” entre ambas naciones.