Tráfico | T 72° H 78%

Mundo

Un centenar de colonos radicales está detrás de los ataques a palestinos

WUNI News
05/08/2014 5:30 AM
Actualizada: 05/08/2014 4:51 AM

Jerusalén, 8 may (EFE).- Un centenar de colonos del ala más radical del movimiento colonizador judío y seguidores del conocido rabino Itzjak Ginzburg están detrás de la última ola de ataques contra palestinos, centros cristianos y fuerzas israelíes de seguridad, según la edición de hoy del diario Haaretz.

Los atacantes, que en los últimos meses han incrementado sus agresiones en toda Cisjordania y hasta dentro del territorio israelí, residen sobre todo en el asentamiento de Yitzhar y en las colinas alrededor de las ciudades de Ramala y Hebrón, dijeron altos mandos de seguridad a ese medio.

Según estas fuentes, los servicios secretos atribuyen al grupo la inmensa mayoría de las agresiones, de las que el rabino no es puesto al tanto ni antes ni después.

La actividad violenta de grupos ultra-radicales judíos en los territorios ocupados palestinos se remonta a hace varios años, pero en los últimos meses los atacantes han ampliado su rango de acción e incrementado la frecuencia.

Campos de cultivo y olivares incendiados, agresiones físicas, lanzamiento de piedras y el pinchazo de neumáticos en vehículos palestinos y del Ejército israelí, se han convertido en casi una rutina, y provocado duras críticas contra el Gobierno de Benjamín Netanyahu y los servicios secretos por no dar con el paradero de los agresores.

En unas declaraciones la semana pasada, el ex jefe del Servicio General de Seguridad (Shabak), Carmi Guilón, sostuvo que a pesar de todos los obstáculos sería posible identificar a los agresores si hubiera una política clara y decisiva por parte del ejecutivo, y éste dispusiera los recursos económicos necesarios.

Ayer miércoles, en el último ataque de este tipo, activistas del grupo radical dejaron pintadas de “Muerte a los árabes” y “Recuerdos a Fureidis” (una localidad árabe en Israel atacada días antes) en las ventanas de la clínica de un dentista druso en la localidad de Yoknean, en el norte.

Los ministros de Justicia, Tzipi Livni, y de Seguridad Pública, Yitzhak Aharonovich, han anunciado su intención de pedir al Gobierno que declare al grupo una “organización terrorista”, lo que daría a los servicios secretos mayor capacidad para actuar contra sus miembros.