Tráfico | T 51° H 96%

Latinoamérica | Noticias

Iglesia argentina reitera que la seguridad “es responsabilidad del Gobierno”

WUNI News
05/10/2014 12:30 PM

Buenos Aires, 10 may (EFE).- El portavoz de la Conferencia Episcopal argentina, Jorge Oesterheld, reiteró hoy que mantener un clima de paz y de concordia “sí es responsabilidad del Gobierno nacional”, y reafirmó la denuncia que hizo la Iglesia católica por la violencia que vive el país.

En declaraciones a una radio local, Oesterheld se refirió a las afirmaciones del jefe de Gabinete del Ejecutivo de Cristina Fernández, Jorge Capitanich, quien el viernes aseguró que la “responsabilidad primaria” en materia de seguridad no es competencia del Gobierno nacional, sino de las provincias.

“El Jefe de Gabinete habló antes de que saliera el documento, como atajándose”, dijo el sacerdote sobre el texto elaborado por la cúpula de la Iglesia católica argentina, en el que la institución denuncia que el país está “enfermo de violencia” y advierte sobre la corrupción y el narcotráfico.

Oesterheld rechazó las críticas realizadas al documento de parte de la organización juvenil kirchnerista “La Cámpora”, cuyos miembros relativizaron la violencia actual en comparación a la vivida en otros periodos de la historia argentina.

“Desgraciadamente ya lo sabemos, en muchas épocas de este país ha habido clima de violencia, pero ahora estamos hablando de éste”, subrayó.

El portavoz de la Conferencia Episcopal argentina acusó al Gobierno, a “muchos políticos” y a los medios de comunicación de mentir a la población.

“En las sociedades siempre hay confrontación, el problema es si se utiliza o se soluciona. Si se usa con fines políticos genera mas desasosiego y violencia. Cuando uno siente que le mienten todo el tiempo, la reacción es de violencia e indefensión”, aseveró.

Bajo el título “Felices los que trabajan por la paz”, el documento elaborado por Iglesia católica argentina condena en términos contundentes la política carcelaria y la lentitud de la Justicia.

La declaración coincide con el malestar social provocado por la violencia, y la polémica sobre las responsabilidades de las distintas administraciones en el aumento de la delincuencia y el papel de las fuerzas de seguridad en el combate contra el crimen organizado.

Los obispos denuncian que “la lentitud de la Justicia deteriora la confianza de los ciudadanos en su eficacia”, pero son tajantes en su rechazo a los linchamientos públicos, como los ocurridos hace unas semanas en distintos puntos del país.

“La corrupción, tanto pública como privada, es un verdadero ‘cáncer social’, causante de injusticia y muerte”, sostiene la declaración.

Los obispos critican además los pobres resultados de la política carcelaria: “la cárcel genera en la sociedad la falsa ilusión de encerrar el mal, pero ofrece pocos resultados”, enfatizaron los prelados.

La Conferencia Episcopal considera que “urge en la Argentina recuperar el compromiso con la verdad, en todas sus dimensiones. Sin ese paso estamos condenados al desencuentro y a una falsa apariencia de diálogo”.