Tráfico | T 37° H 87%

Economía | Noticias

Irlanda sigue liderando la lucha contra el tabaco diez años después

WUNI News
05/10/2014 7:16 AM
Actualizada: 05/10/2014 5:40 PM

Dublín, 10 may (EFE).- Diez años después de convertirse en el primer país del mundo que prohibió fumar en lugares públicos y centros de trabajo, Irlanda continúa liderando la lucha contra esta adicción con medidas como retirar la publicidad en las cajetillas.

“Ha sido una década muy exitosa y estamos muy satisfechos por cómo ha ido todo”, explica a Efe el doctor Fenton Howell, responsable del departamento de Control Nacional del Tabaco en el Ministerio irlandés de Sanidad.

Un éxito un tanto inesperado, dice este experto, al recordar que muy pocos apostaban que los irlandeses fuesen a acatar de buena gana una ley antitabaco que entró en vigor el 29 de marzo de 2004.

De la noche a la mañana, la prohibición de fumar amenazaba con cambiar los hábitos recreativos de un país siempre asociado con la cultura del tradicional “pub”: cerveza, música y humo.

La realidad, apunta Howell, demostró que los fumadores estaban en minoría y, en cambio, mucha gente comenzó a visitar el pub más a menudo gracias a que el ambiente se hizo más respirable.

También los taberneros efectuaron importantes esfuerzos económicos para acondicionar zonas de fumadores al aire libre, algunas de las cuales llegan a ser tan acogedoras como el interior.

“Son perfectas para ligar”, comenta a Efe el camarero de uno de los pubs más populares del Temple Bar, el barrio de alterne de Dublín, en referencia al “smirting”, que deriva de la unión entre “smoking” y “flirting” (fumar y ligar en inglés).

Desde 2004, según Howell, las cifras son alentadoras, pues la población fumadora ha caído “desde el 29 al 21 ó 22 por ciento”, al tiempo que “estimamos que se han evitado unas 3.700 muertes al año al proteger a los fumadores pasivos”, en una población de 4,5 millones de habitantes.

“Inmediatamente después del comienzo de la prohibición -destaca-, algunos estudios demostraron que la salud de nuestros trabajadores mejoró muy significativamente. Ya no sufrían enfermedades respiratorias como resultado de la exposición al humo del tabaco”.

Según Howell, la experiencia es positiva y el hecho de que “nadie quiera volver a atrás” confirma que las autoridades han acertado, lo que anima a seguir dando pasos hacia adelante para lograr una “sociedad totalmente libre del tabaco”.

El ministro irlandés de Sanidad, James Reilly, presentó el pasado octubre un ambicioso plan encaminado a erradicar casi por completo para 2025 una adicción que todavía causa unas 5.200 muertes al año en este país.

El Gobierno de Dublín de coalición entre conservadores y laboristas, apunta Howell, entiende que aún es necesario reducir más el consumo de tabaco, hasta el 5 por ciento, “si queremos que nuestra ciudadanía tenga unos niveles decentes de salud”.

“El plan -advierte el experto- es ambicioso, muy ambicioso, pero también lo era la ley de 2004″.

Irlanda quiere seguir en la vanguardia de la lucha contra la nicotina y para ello se convertirá este año en el primer país europeo que eliminará la mayoría de la publicidad de los paquetes de tabaco y estandarizará su apariencia.

Todas las cajetillas, de cigarrillos o de picadura, serán homogéneos de color y la marca de la compañía se verá escrita en tipografía homogénea y en letra pequeña en su parte inferior, mientras en el resto de la superficie se incluirán imágenes de enfermedades vinculadas al tabaquismo.

El Parlamento de Dublín, explica Howell, también está tramitando una nueva normativa que establece la prohibición de fumar en automóviles en los que viajen menores.

Asimismo, el Ministerio de Sanidad quiere desarrollar un sistema de licencias que “restrinja la venta de productos relacionados con el tabaco en el comercio minorista”, al tiempo que “se mejorarán los programas de ayuda para los que quieran dejar el hábito”.

“Todas esas medidas -dice- son importantes para ‘desnormalizar’ el uso del tabaco. Al fin y al cabo, tenemos que recordar que uno de cada dos fumadores muere por enfermedades relacionadas con el tabaco y todas ellos son adictos”.

A este respecto, se abre ahora otro frente con los cigarrillos electrónicos pues el que algunos se “asemejen a los cigarrillos auténticos” está volviendo a “hacer que parezca normal” el hábito de fumar, alerta el doctor.

A la espera de que de la Unión Europea (UE) marque directrices, el departamento de Sanidad irlandés ha prohibido el uso y la venta de cigarrillos electrónicos en todas las instalaciones sanitarias públicas del país.