Tráfico | T 65° H 65%

Espectáculos | Noticias

El cine se convierte en un teatro de éxito en los tejados de Londres

WUNI News
05/11/2014 7:10 AM

Londres, 11 may (EFE).- El cine de verano se muda con las hamacas, el proyector y las luces a tres tejados de Londres por cuarto año consecutivo, tras el éxito de la edición pasada que reunió a casi 36.000 espectadores.

Como si se tratara de un teatro, las pequeñas luces blancas entrelazadas en las barandillas de los tejados se encienden una vez que el sol se esconde, al tiempo que el público toma sus hamacas y el proyector se enciende para ver una película.

Se trata de una iniciativa que se celebra de mayo a septiembre, y que ya tiene vendidas gran parte de las entradas anticipadas.

La idea es “crear una experiencia similar a la de un teatro”, según cuenta el director de la empresa, Nick Frow, pues las puertas se abren a las siete y media de la tarde, una hora y media antes de la proyección para que “la gente puede reunirse con sus amigos, charlar, tomar algo y, sobre todo, ver el anochecer”.

Una hilera perfectamente ordenada de hamacas de rayas verdes y blancas frente a un proyector con una pantalla algo más grande que una televisión panorámica, acogen cada noche, desde el 1 de mayo hasta finales de septiembre, a las 250 personas que esperan que anochezca para que comience la película.

Las terrazas de los edificios que albergan las proyecciones se reparten por el este, sur y oeste de Londres, y cuenta Nick que cada “tejado” aporta un valor añadido de la ciudad.

“Los edificios altos y modernos que rodean al cine del tejado de Shoreditch, desde el que se disfruta una visión panorámica con vistas del horizonte así como el London Eye desde Peckham Rye y la naturaleza de colores vivos que rodea al Roof Garden, en Kensington”, describe el empresario.

Una vez que el sol se ha escondido, los asistentes terminan la charla, abandonan el kiosco de madera de los tentempiés, y ocupan sus asientos esperando a que los créditos de la película comiencen pero no siempre, pues, según cuenta Nick Frow, “durante la proyección de ‘Dirty Dancing’ hubo personas que vinieron caracterizadas como los personajes y durante la película estuvieron bailando las canciones de la cinta”.

La idea nació hace cuatro años del grupo de cinéfilos que integran la empresa Rooftop Film Club, que espera abrir próximamente el cuarto “tejado” en una localización aún sin precisar.

Cuenta Frow que solía acudir con sus amigos a los cines habituales tras salir del trabajo, a eso de las siete de la tarde, pero no les convencía la hora ni el hecho de tener que ver “muchísimos” tráiler antes de que comenzara la película.

Así, buscaron una manera de poder “reunir amigos, compartir comida, y ver el anochecer antes de la película”, una experiencia “más parecida al teatro”.

El precio de las entradas oscila entre 13 y 22 libras (entre 15 y 26 euros o entre 22 y 37 dólares) y unos auriculares inalámbricos proporcionan el audio de las proyecciones, que se dan casi cada noche de la semana y presenta tanto películas recientes estrenadas como grandes clásicos del cine.

Si la lluvia hace su aparición, la empresa no reembolsa el dinero pues la proyección sigue su curso, pero dota a los espectadores de ponchos, mantas y en ocasiones, “palomitas gratis”.

Londres cuenta durante el verano con más de quince cines al aire libre repartidos por la ciudad, que van desde Convent Garden a Camden Town, pasando por Hyde Park.

Esta capital tiene también otros cines “diferentes” durante la época estival, como “Secret Cinema”, cuyas entradas se venden sin saber la película o el lugar de proyección previamente.

Los creadores de los cines en los tejados buscan exportar la idea a otros países donde las condiciones meteorológicas y la cultura son más “idóneas” para este tipo de iniciativas, “como España o Estados Unidos”, cuenta Nick Frow.

Etiquetas