Tráfico | T 34° H 70%

Latinoamérica | Noticias

El Poder Judicial argentino despide a la veterana magistrada Carmen Argibay

WUNI News
05/11/2014 12:22 PM

Buenos Aires, 11 may (EFE).- Representantes del Poder Judicial de Argentina despiden hoy a la magistrada Carmen Argibay, la primera mujer en llegar a la Corte Suprema en democracia, fallecida en Buenos Aires, a los 74 años, de una cardiopatía agravada por un efisema pulmonar.

Los restos de Argibay son velados en el Palacio de Tribunales, lugar visitado por numerosos compañeros, autoridades y amigos, que han querido acompañar a sus familiares y darle su último adiós.

“Carmen no es sólo Carmen, es un conjunto de principios morales y de políticas de Estado. En estos momentos, lo importante es recordar que en las instituciones estamos transitoriamente. No dependen de nosotros. Le damos todo lo que podemos”, dijo el presidente del Supremo, Ricardo Lorenzetti, en un acto de homenaje a la magistrada.

Acompañado por otros magistrados, Lorenzetti recordó el papel “fundamental” que tuvo Argibay en la unión de todos los integrantes del máximo tribunal.

“La Corte Suprema ha pasado muchas situaciones difíciles, pero se hizo fuerte gracias a la unidad que teníamos, y ella fue un factor fundamental”, remarcó el magistrado, quien aseguró que se seguirá “trabajando en la misma línea”.

La jueza Elena Highton destacó el trabajo de Argibay como impulsora de los derechos de la mujer, durante el tiempo que formó parte del Tribunal Internacional de Mujeres sobre Crímenes de Guerra para el Enjuiciamiento de la Esclavitud Sexual, que condenó en diciembre de 2000 al ejército japonés por los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial.

El magistrado Eugenio Zaffaroni recordó que la fallecida “no tenía enemigos”.

“Estoy triste, estoy golpeado, es una pérdida muy grande. Sabíamos que tenía una salud precaria, que su situación era crítica, pero nunca la he visto autocompasiva”, dijo.

El titular argentino de Justicia, Julio Alak, se mostró “profundamente conmovido” por el fallecimiento de la magistrada, de la que destacó su “altísima calidad humana, moral, intelectual y profesional”, además de “su inquebrantable compromiso con la Justicia democrática y republicana”.

Argibay ocupaba su cargo desde el 3 de febrero de 2005 cuando fue nombrada por el entonces presidente argentino, Néstor Kirchner.

La magistrada estudió en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, y se licenció como abogada el 11 de junio de 1964.

Después, trabajó en varios juzgados públicos y enseñó Derecho en varias universidades, hasta 1976.

El 24 de marzo de ese año, el día del golpe militar, la jurista fue arrestada y estuvo detenida hasta diciembre.

Durante el Gobierno democrático de Raúl Alfonsín, el 7 de junio de 1984, fue nombrada jueza y ascendida en 1988 y en 1993.

Argibay era integrante de la Asociación Internacional de Derecho Penal, y miembro fundadora de la Asociación Internacional de Mujeres Jueces, organización que presidió desde 1998 hasta 2000.

En junio de 2001, fue nombrada por la Asamblea General de las Naciones Unidas como jueza “ad litem” (a los efectos del juicio) en el Tribunal Criminal Internacional que juzgó crímenes de guerra en la ex-Yugoslavia.

El Senado argentino aprobó su designación el 7 de julio de 2004 para convertirse en miembro de la Corte el 3 de febrero de 2005.

Argibay no será reemplazada en su puesto, ya que la Ley 26.183 de 2006 redujo la composición de la Corte Suprema, formada actualmente por siete miembros, a cinco, una cifra que se alcanzará a medida que queden vacantes.