Tráfico | T 70° H 53%

Economía | Latinoamérica | Noticias

Titular argentino de Economía critica a los bancos y niega nueva devaluación

WUNI News
05/11/2014 4:00 PM

Buenos Aires, 11 may (EFE).- El ministro argentino de Economía, Axel Kicillof, criticó hoy a las principales entidades bancarias del país por augurar una nueva depreciación del peso en los próximos meses, y aseguró que la palabra inflación “es absurda, ya que encapsula una situación que no se da”.

“La verdad es que el fenómeno del movimiento de los precios es muchísimo más complejo, algunos suben, pero hay otros que bajan, como es el caso de los estacionales”, afirmó Kicillof en declaraciones a una radio local.

El ministro de Economía defendió la estabilidad del peso en contra de una posible nueva devaluación de la moneda y respondió directamente al titular del banco Macro, Jorge Brito, por haber sugerido dicha posibilidad.

“Lo de Brito es una amenaza. Ya están anunciando una megadevaluación para fin de año. El que dice que se viene una tormenta es porque vende paraguas. Brito debería ser más prudente, fundamentar lo que dice, y mostrarle a los argentinos todo lo que ha ganado con esos movimientos”, aseveró.

Kicillof mostró su preocupación por las suspensiones que se han dado en las últimas semanas en el sector de la automoción por una caída de las ventas, aunque advirtió que las empresas deben mantener el empleo apoyadas en las “ganancias extraordinarias” de estos años.

“Reafirmo nuestro compromiso inclaudicable con el sostenimiento de las fuentes de trabajo”, aseguró el ministro, quien adelantó que prevé mantener una reunión conjunta con empresarios de Argentina y Brasil como parte de un estrategia para recuperar el nivel de ventas y producción que el año pasado marcó un “récord mundial”.

El pasado 29 de abril, la empresa automovilística PSA Peugeot-Citroën suspendió durante una semana la actividad en una de sus plantas argentinas, donde trabajan 3.000 operarios, mientras negociaba con sindicatos la “continuidad de la producción” ante la caída de las ventas.

Las dificultades de PSA Peugeot-Citroën se sumaron a las de la italiana Iveco, que suspendió unos días antes eventualmente a 600 operarios, por una acumulación excesiva de camiones consecuencia de la paralización que sufre el mercado.

Por su parte, la francesa Renault suspendió a 500 empleados durante una jornada, por el freno de la producción debido a la falta de piezas necesarias para el montaje de vehículos.

La actividad industrial en Argentina registró en 2013 un retroceso del 0,2 % respecto al año anterior, pero la producción de automóviles se desplomó un 28,4 % en 2013, según datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

Según la Asociación de Fabricas de Automotores (ADEFA) de Argentina, en marzo la producción se redujo un 21,3 % respecto al mismo período del 2013, año récord del mercado.

El retroceso en el sector tiene su origen en la brusca caída del comercio bilateral con Brasil, destino del 86 % de las exportaciones de automóviles de Argentina, según datos difundidos por el Gobierno argentino.