Tráfico | T 45° H 53%

Economía | Noticias

Un pueblo en Costa Rica busca reinventar su turismo tras el apagón de un volcán y la crisis

WUNI News
05/11/2014 3:20 PM
Actualizada: 05/11/2014 1:30 PM

La Fortuna (Costa Rica), 11 may (EFE).- La comunidad de La Fortuna, en la zona norte de Costa Rica, realiza esfuerzos para reinventarse como destino turístico, obligada por el apagón del imponente volcán Arenal y los efectos que aún se perciben de la crisis económica internacional.

El majestuoso volcán Arenal y su forma cónica casi perfecta, sigue siendo un gran atractivo turístico por su belleza escénica, pero ya no por sus constantes erupciones de lava que no se han vuelto a ver desde hace dos años.

El apagón del coloso ha sido, según empresarios de una de las zonas más turísticas de Costa Rica, una de las razones para que haya bajado la presencia de extranjeros en los últimos años, a lo que se sumaron los efectos de la crisis económica internacional que se desató en 2008.

El presidente de la Cámara de Turismo de la Zona Norte (Catuzon), Leovigildo Villegas, dijo a Acan-Efe que la zona es visitada cada año por 300.000 turistas, una cifra que se ha mantenido prácticamente invariable desde 2008, a diferencia de la oferta de habitaciones que creció en 46 %.

Antes de la crisis el 90 % de los turistas que llegaban a la zona eran extranjeros, cifra que bajó a 75 % en la actualidad, pero el número general se ha mantenido estable en 300.000 gracias a un incremento de los visitantes costarricenses.

“Siempre que hay una crisis hay una oportunidad de mejoramiento y de tener éxito. Vimos la crisis como algo positivo para analizar qué hemos hecho mal”, comentó Villegas, quien explicó que se mejoraron tarifas y la publicidad para el mercado local.

Para atraer más visitantes, los empresarios de la zona han comenzado a capacitarse para reinventar el destino y ampliar la propaganda de otros atractivos aparte de las espectaculares erupciones volcánicas.

Villegas, dueño de un hotel en La Fortuna, explicó que esa reinvención pasa por promover el lugar como un destino de “bienestar”, en el que los turistas pueden disfrutar de las abundantes aguas termales, los bosques, los barros volcánicos o simplemente relajarse y descansar.

“La zona norte es una zona muy rica que tiene grandes privilegios. Estamos rodeados de un volcán bellísimo y de aguas termales y la idea es que se convierta en una zona de bienestar donde la gente venga a curarse, a relajarse, a aprender de una buena alimentación”, comentó.

Otros puntos que desean explotar los empresarios turísticos del lugar son las actividades de aventura como el canopy, el kayac, el rapel, así como compartir y dar a conocer la cultura indígena de la comunidad Maleku, originaria de la zona.

El Lago Arenal (artificial), de 85 kilómetros cuadrados y construido al pie del volcán en 1979 para abastecer una planta hidroeléctrica, es un atractivo adicional poco explotado.

Tiene gran belleza escénica y es escenario de actividades acuáticas, pero la Catuzon y el Instituto Costarricense de Turismo quieren potenciarlo con la creación, en los próximos años, de la primera playa de agua dulce del país.

El proyecto necesita de una inversión inicial de tres millones de dólares y el objetivo es que en el sitio se construyan restaurantes, escenarios para conciertos, salas de conferencias, espacios al aire libre para las personas y un anfiteatro frente al lago desde el que se apreciarán eventos acuáticos, deportivos y espectáculos culturales.

Todo esto es parte de la reinvención que lleva adelante La Fortuna, un pueblo que desde hace 20 años comenzó a ver el turismo en armonía con el ambiente como una posibilidad de desarrollo, aparte de la ganadería y la agricultura.

Esta comunidad se ha convertido en un conglomerado de unos 100 hoteles, desde unos pocos grandes, lujosos y de alta tarifas, hasta medianos, pequeños y acogedores con precios más cómodos, que son la mayoría.

El 90 % de los hoteles de La Fortuna cuenta con aguas termales, famosas por sus supuestas propiedades curativas.

Para los empresarios turísticos de la zona, es esencial que el Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís, que comenzó funciones este mes, realice una inversión más fuerte en promoción turística en Estados Unidos, primer mercado de Costa Rica, y en países europeos.