Tráfico | T 48° H 68%

Economía | Espectáculos | Latinoamérica | Noticias

Daniel Alarcón encuentra en su mezcla de culturas la inspiración literaria

WUNI News
05/12/2014 10:36 PM
Actualizada: 05/13/2014 1:41 AM

Bogotá, 13 may (EFE).- El escritor peruano Daniel Alarcón, considerado una revelación de la literatura latinoamericana, dijo hoy que en su obra hay una mezcla de influencias culturales que le permite enriquecer su estilo y escribir con libertad.

Alarcón, nacido en Lima en 1977, se crió en Estados Unidos, país al que emigraron sus padres cuando aún era niño, y de esa simbiosis cultural surgió la pluma que escribe en inglés historias peruanas y latinoamericanas.

“Soy un escritor latinoamericano que por casualidad de la inmigración escribe en inglés, y soy un escritor estadounidense que por casualidad de su origen escribe sobre América Latina”, dijo Alarcón en una entrevista con Efe con motivo de su participación en la Feria Internacional del Libro de Bogotá que concluye hoy y en la cual Perú es el invitado de honor.

El autor, que presentó en la feria su nueva novela, “De noche andamos en círculos”, editada por Planeta, una traducción del original en inglés “At night we walk in circles”, publicada este año, cree que no hay una contradicción entre los temas que aborda y el lenguaje en el que lo hace.

“Es simplemente lo que me ha tocado vivir, lo que es mi vida bicultural, binacional, y escribir en inglés me da cierta libertad, la libertad de escribir y crear mi versión del Perú, mi visión latinoamericana en un idioma que no es mío”, agregó.

Alarcón, citado en 2010 por la revista “The New Yorker” como uno de los 20 mejores escritores menores de 40 años, afirma que es muy difícil escribir una novela en cualquier idioma, y en su caso optó por el inglés porque se sentía mejor preparado en esa lengua.

“Al momento de comenzar a escribir las herramientas que tenía a la mano eran del inglés porque mi español era doméstico, casero, no era un español sofisticado, ni literario, ni intelectual”, dice.

Sobre las fuentes literarias en las que ha bebido, Alarcón afirma que son muchas, desde cuentos de Jorge Luis Borges y otros autores latinoamericanos, hasta escritores polacos, holandeses, japoneses, alemanes e italianos, pero no puede afirmar que tenga en su obra una influencia determinante de alguno.

Según Alarcón, de todo lo que lee intenta “sacar algo único” en su estilo, pero en definitiva sus influencias no están determinadas sólo por la literatura sino también por el cine, las noticias, los deportes, la familia, la poesía, el arte o la fotografía.

En el fondo, su inspiración está en las historias que brotan en su Perú natal, país que visita varias veces al año, y en especial en Lima, su ciudad, donde se siente muy a gusto.

“Perú siempre está presente. Perú es el lugar donde yo tengo familia, seres queridos y amigos. Perú es importantísimo para mí, además es el lugar al que yo siempre tengo acceso”, afirma.

Explica que si se lo propusiera, en Lima podría entrevistar al presidente de su país y hablar con él con la misma libertad con la que habla con la gente de la calle, “con el cholo, con la gente que trabaja en los basurales”.

“Cuando llego a Lima soy muy curioso y no me importa tocar puertas, siento que tengo acceso a la ciudad, cosa que no tengo en San Francisco (EE.UU.), donde llevo 10 años en la zona de la bahía, pero siento que allí no tengo el mismo acceso”, asegura.

Sobre la novela que ha presentado en la Feria del Libro de Bogotá, Alarcón afirma que quizás tiene algo biográfico pues los padres de Nelson, el protagonista, emigraron a Estados Unidos “en los años de la guerra”, de la misma forma que en su momento lo hicieron los suyos, en la época más difícil del conflicto interno peruano.

“Todos los personajes son de una manera u otra una reflexión”, agrega sobre “De noche andamos en círculos”.

El nombre de la novela está inspirado en una frase poética que es un palíndromo en latín: “In girum imus nocte et consumimur igni”, que traduce “Damos vueltas en la noche y somos consumidos por el fuego”.

Según explica, parte de la novela transcurre en una prisión, y cuando en 2007 visitó las cárceles limeñas de Lurigancho y Castro Castro notó que los presos van caminando por el patio del penal en círculos muy pequeños, lo que también lo llevó a decidirse por ese título.

“No es un castigo, simplemente en la cárcel no hay donde caminar”, agrega.

Alarcón divide su tiempo entre la literatura y Radio Ambulante, un proyecto periodístico narrativo en internet que creó en 2012 para contar historias latinoamericanas generadas en todos los países donde se habla español, incluyendo Estados Unidos. Jaime Ortega Carrascal