Tráfico | T 37° H 62%

Economía | Noticias

El superávit por cuenta corriente de Japón cayó en marzo un 91 por ciento

WUNI News
05/12/2014 1:40 AM

Tokio, 12 may (EFE).- Japón registró en marzo un superávit por cuenta corriente de 116.400 millones de yenes (820 millones de euros y 1.140 millones de dólares), un 91 por ciento menos que en el mismo mes del año anterior, según informó hoy el Gobierno nipón.

Se trata del segundo excedente mensual consecutivo tras el registrado en febrero, aunque ese mes fue unas cinco veces mayor, de 612.000 millones de yenes (4.300 millones de euros y 5.990 millones de dólares)

Las importaciones aumentaron en marzo un 23 por ciento interanual, frente a la subida del 6,2 por ciento de las exportaciones y del 1,6 de los ingresos directos por inversiones en el exterior.

Los datos de marzo cierran el año fiscal japonés de 2013 -que comenzó en abril de 2012- y confirman que en ese ejercicio el superávit por cuenta corriente de este país fue el más bajo registrado hasta la fecha, de 789.900 millones de yenes (5.600 millones de euros y 7.700 millones de dólares).

Este mínimo histórico se debió principalmente a la devaluación del yen y al aumento de las importaciones de combustibles fósiles, según los datos publicados hoy por el Ejecutivo japonés, que revisan a la baja las estimaciones preliminares.

El superávit por cuenta corriente de Japón fue un 81 por ciento inferior al ejercicio anterior, cuando ascendió a 4,2 billones de yenes.

Las importaciones crecieron un 19,6 por ciento respecto a 2012, mientras que las exportaciones aumentaron un 12,2 por ciento y los ingresos directos por inversiones en el exterior crecieron un 2,1 por ciento.

Entre los principales componentes destaca el déficit récord registrado en el comercio de bienes, de 10,86 billones de yenes (77.000 millones de euros y 106.000 millones de dólares), más del doble que en el ejercicio anterior.

Se trata del tercer año consecutivo de retrocesos desde 2011, cuando Japón vio revertida la tendencia al alza de su balanza de pagos a causa de la mayor importación de recursos energéticos que provocó la parada de sus plantas nucleares tras el accidente en Fukushima.

La balanza de pagos, que refleja los pagos e ingresos por intercambios con el exterior de bienes, servicios, rentas y transferencias, está considerada uno de los indicadores comerciales más amplios de un país.