Tráfico | T 34° H 89%

Espectáculos | Latinoamérica | Noticias

La Feria del Libro de Buenos Aires cierra con éxito de visitas y de ventas

WUNI News
05/12/2014 7:29 PM
Actualizada: 05/12/2014 6:53 PM

Buenos Aires, 12 may (EFE).- La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (FILB), la más importante del sector en Suramérica, cierra hoy sus puertas con más de 1,2 millones de lectores, un 7 por ciento más que en 2013, y con la literatura de ficción para jóvenes y los grandes autores latinoamericanos como protagonistas de las ventas.

“No tenemos datos exactos porque las ventas las hacen las editoriales y no están obligadas a informar a la organización, pero están muy satisfechas y estiman un 30 % arriba de facturación con respecto al año pasado”, indicó a Efe Gabriela Adamo, directora ejecutiva de la Fundación el Libro, organizadora de la Feria.

El estadounidense Paul Auster, el español Arturo Pérez-Reverte, el sudafricano J. M. Coetzee y el ilustrador argentino Quino, creador de Mafalda, fueron algunos de los protagonistas de esta 40 edición de la Feria, que tuvo a la ciudad brasileña de San Pablo como invitada de honor.

“Estamos impresionados nosotros mismos por el éxito de convocatoria que han tenido muchos escritores. Era previsible el primer fin de semana, cuando estuvieron juntos Auster y Coetzee, que llenaron la sala y hubo gente fuera esperando, o Quino, también con muchísimo público”, indicó Adamo.

Sin embargo, los organizadores no esperaban la “avalancha” de visitantes que tuvo James Dashner, el estadounidense autor de la saga para adolescentes “The Maze Runner” (“El corredor del laberinto”), “que llenó el recinto y tuvo que quedarse hasta la una y media de la mañana para firmar a todos los que querían un libro”.

“Igual que Pérez-Reverte, añadió, que hasta que no firma el último libro no se va y la verdad que eso se lo agradecemos todos enormemente. Es un gran gesto hacia sus lectores”.

En los mostradores, la literatura hispanoamericana reclamó buena parte del interés de los visitantes, en unas jornadas marcadas por el reciente fallecimiento del colombiano Gabriel García Márquez y por la conmemoración del centenario del nacimiento del argentino Julio Cortázar.

“Lamentablemente es algo que suele suceder en el mercado editorial cuando muere un autor importante, los libros inmediatamente se venden más”, reconoció Adamo, quien explicó que el fallecimiento del Nobel de Literatura unos días antes de la Feria reportó una cantidad de ventas “muy muy grande”.

“Es el mejor homenaje que se le puede hacer, seguirle leyendo”, apostilló.

Con Cortázar sucedió algo distinto, precisó la responsable de la Feria, “porque no tuvo el componente de la sorpresa, no fue algo imprevisto. Pero sí, ya se sabía que este año iba a estar marcado por el aniversario y va a ser todo el año así, no solo en la feria”.

Los clásicos latinoamericanos compartieron éxito de ventas con best sellers como “Los juegos del hambre” (Suzanne Collins) y “Canción de hielo y fuego” (George R. R. Martin).

“En general nos avisan que se vendió más ficción que cualquier otra cosa, lo cual personalmente me alegra porque es claramente una lectura del placer, no una lectura por obligación”, aseguró Adamo.

A pesar de las buenas espectativas, el éxito de la Feria no deja de ser una sorpresa para los organizadores “porque Buenos Aires es una ciudad con muchísimas librerías, con muchísimas actividades literarias todo el año, así que no es que la Feria venga a suplir una falta, al contrario, es como la coronación de muchas cosas”.

“Es una ciudad muy literaria de por sí y sabemos que viene mucha gente del interior y de Uruguay y de Chile específicamente para este evento, así que sí, claramente el libro está muy vivo y va a durar mucho mucho tiempo todavía”, resumió Adamo.

Como actividades de cierre de esta última fecha, la Feria tiene previsto un encuentro del escritor argentino Franco Vaccarini y un taller sobre las editoriales del país suramericano.

Además, los últimos visitantes podrán encontrar, entre otros, a los autores argentinos Pancho Aquino, Daniela Pasik, Carlos Gigliotti y Rodolfo Braceli firmando ejemplares de sus libros.