Tráfico | T 75° H 34%

Baloncesto | Nacionales | Noticias

Parsons refuerza las intenciones de la NBA para que los Clippers tengan nuevo dueño

WUNI News
05/12/2014 10:20 PM

Redacción Deportes (EE.UU.), 12 may (EFE).- La lucha de las relaciones públicas y presentación de estrategias ya comenzó de lleno en el conflicto que se vive dentro de la organización de Los Ángeles Clippers con el director general interino puesto por la NBA, Dick Parsons, que llegó a la ciudad californiana y dijo claramente que la franquicia tendrá un nuevo dueño.

Mientras el actual dueño del equipo, el suspendido a perpetuidad en la gestión, Donald Sterling, ofreció su primera entrevista pública a la cadena de televisión “CNN” para valorar los comentarios racistas que hizo contra los negros, sobre los que reconoció que fueron un “terrible error” y pidió “perdón”, Parsons tomaba partido claramente por la posición de la NBA de que nada de eso tiene ya sentido ni valor.

De hecho, Parson, que es un ejecutivo afroamericano, dijo claramente el lunes que confiaba en el éxito de la liga en su estrategia de forzar la venta de los Clippers, que son propiedad de Sterling desde 1981.

Parsons llegó a Los Ángeles y se reunió con directivos y el personal de los Clippers para luego hablar con los periodistas y dar sus impresiones acerca del grave conflicto que afecta a la organización que ahora preside de forma interina.

“Mi opinión personal es que la liga va a prevalecer, lo que significa que habrá un cambio de propiedad”, manifestó Parsons, durante una conferencia de prensa en el Staples Center. “Una batalla legal prolongada no interesa a nadie. Ciertamente no a la liga y confío que podamos evitarla”.

Aunque trato de dejar claro que su presencia no es para participar en la lucha por la propiedad del equipo, no dejó margen en sus comentarios a ninguna otra opción que no sea la de forzar la venta de los Clippers.

Por eso cuando dijo que no tenía que informar al comisionado de la NBA, Adam Silver, o a los dueños de la liga, su credibilidad en ese apartado perdió toda validez.

Tampoco le mereció ningún tipo de valor el hecho de que Sterling durante la entrevista trasmitida por la cadena “CNN” se haya disculpado por los comentarios racistas que le fueron grabados de forma ilegal en una conversación privada.

“Es un poco tarde, por cierto”, comentó Parsons, sin aportar otro tipo de argumento, además de admitir que no se habla con Sterling al estar inhabilitado de por vida por la NBA.

Por su parte, el entrenador de los Clippers, Doc Rivers, también afroamericano, al que eligió Sterling para que además también ocupase el puesto de vicepresidente tras despedir a Vinny Del Negro, que había tenido una temporada histórica con marca ganadora de 55-27, dijo que sabía de la disculpa, a pesar de que no había visto la entrevista.

“Me alegro de que lo hizo”, comentó Rivers en Oklahoma City, donde el equipo juega el martes el quinto partido de la eliminatoria de semifinal de la Conferencia Oeste ante los Thunder. “Eso es lo que tienes que hacer y que debes hacerlo. Probablemente debería haberlo hecho de inmediato”.

Mientras, la exesposa de Sterling, Shelly, ha dicho que luchará con todos los medios a su alcance, incluidos los legales, para mantener su participación del 50 por ciento del equipo.

Parsons admitió que tiene previsto hablar con ella en algún momento, aunque también reiteró que su marido es el único dueño que tiene control del equipo.

Parsons se describió a sí mismo como un conservador del equipo, alguien que va a tratar de evitar que pierda valor y asegurar que haya una franquicia viable para trabajar una vez que el asunto de la propiedad se haya resuelto.

“Quiero salir de este lugar en buen estado y en buenas manos”, comentó Parsons en referencia a los que puedan ser los futuros dueños del equipo, si al final se hace la venta.

La prohibición que pesa sobre Sterling y la salida del presidente de los Clippers, Andy Roeser, deja a Parsons como un contacto de apoyo al personal del equipo y también favorece la posición de la NBA de conseguir la venta.

“Parte de mi trabajo será para decirle a la gente que se concentre en el negocio. En última instancia, habrá un cambio en la propiedad y la gestión”, reiteró Parsons.

El gestor interino de los Clippers señaló que era muy importante hacer saber a todo el personal lo apreciados que son y que gracias a sus ideas y aportaciones podrán seguir todos adelante.

Desde que el pasado jueves, la NBA nombró a Parsons como gestor interino, Rivers aprobó su llegada al considerar que su presencia puede calmar la situación y permitir que los empleados se concentren en sus puestos de trabajo, que tienen asegurado.

Parsons ya ha hablado con Rivers, pero todavía no lo ha hecho con los jugadores, que están concentrados en la eliminatoria, que de momento está empatada 2-2.

El equipo está empatado 2-2 con el Oklahoma City en las semifinales de la Conferencia Oeste.

Parsons está convencido de que si hacen bien la gestión, los Clippers no sólo podrán superar el conflicto en el que ahora están envueltos sino que serán un equipo ejemplar de cara al futuro.