Tráfico | T 55° H 94%

Economía | Latinoamérica | Noticias

El ajuste en EE.UU. tendrá un efecto moderado en la deuda latinoamericana, predice el FMI

WUNI News
05/13/2014 7:58 PM
Actualizada: 05/13/2014 7:26 PM

Asunción, 13 may (EFE).- La retirada gradual de los estímulos monetarios en Estados Unidos tendrá un impacto “moderado” en el costo de la deuda latinoamericana denominada en moneda local, según pronosticó hoy el FMI, que aun así aconsejó a la región ahorrar para prepararse por si la situación empeora.

La recuperación económica del gigante norteamericano, que este año crecerá un 2,8 %, según la entidad, tira de la producción de México, América Central y el Caribe, al incentivar sus exportaciones.

En cambio, al sur del istmo los efectos son mayormente negativos, según manifestaron hoy expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) en una presentación en Asunción, pues el fin del dinero barato en Estados Unidos reducirá la gran liquidez de la que SuRamérica se ha beneficiado en los últimos años.

El punto de inflexión llegó hace un año, cuando la Reserva Federal de EE.UU. (Fed, Banco central) anunció la retirada progresiva de su programa de estímulos monetarios, implantado para responder a la crisis financiera en el país.

Desde entonces, las tasas de interés a largo plazo en Estados Unidos están en alza, aunque la Fed aun no ha tocado aun los tipos a corto plazo, lo que el FMI no prevé que ocurra antes de 2015, según Alexander Klemm, uno de sus expertos.

Además, desde enero, el banco central estadounidense ha reducido sus compras de bonos a 45.000 millones de dólares por mes, frente a los 85.000 millones hasta fines de 2013.

Esas adquisiciones fueron el mecanismo “no convencional” usado por la entidad de Washington para inyectar liquidez en la economía, explicó Klemm.

El fin del ciclo de laxitud monetaria, con el anuncio de mayo de 2013 de la Reserva Federal, provocó la caída de las monedas latinoamericanas y elevó inmediatamente el costo de la deuda de los mercados emergentes denominada en dólares.

Hace dos décadas la mayoría de los bonos soberanos latinoamericanos estaba en la moneda estadounidense, lo que era una fuente de vulnerabilidad, según el FMI.

Sin embargo, muchos países de la región han pasado a emitir deuda mayoritariamente en moneda local, cuya rentabilidad también ha subido.

El FMI cree que la “normalización” gradual de la política monetaria estadounidense tendrá un impacto “moderado” en los bonos en moneda nacional.

El organismo también ha constatado una bajada “pronunciada” de la entrada de capital en los mercados emergentes, equivalente a casi el 2% del producto interno bruto (PIB) en el último año y medio, en respuesta al alza de las tasas de intereses a largo plazo en Estados Unidos.

No obstante, este efecto se ha visto compensado en parte por la repatriación de activos en el extranjero por parte de residentes en los mercados emergentes.

Ante un escenario más adverso en los mercados de deuda, el FMI reiteró su recomendación habitual para América Latina: garantizar balances “sólidos” en sus cuentas públicas que den un colchón a sus gobiernos para estimular la economía si las condiciones empeoran.

“En caso de un fuerte deterioro de las condiciones financieras externas, podría ser necesario que algunos países tuvieran que utilizar parte de las defensas acumuladas en los últimos años”, aseveró el organismo en un informe al respecto presentado en Asunción.

El FMI prevé que la región crezca tan solo un 2,5 % este año, mientras que el pronóstico del Banco Mundial es del 2,3 %, debido al fin de las alzas de los precios de las materias primas que exporta, la desaceleración de la economía china y el nuevo entorno financiero mundial.