Tráfico | T 41° H 93%

Economía | Latinoamérica | Noticias

Productores de tabaco rechazan reducir cultivos si el consumo no baja

WUNI News
05/13/2014 1:24 PM

Río de Janeiro, 13 may (EFE).- Los productores de tabaco de todo el mundo, reunidos desde hoy en Brasil, rechazan la posibilidad de reducir sus cultivos por “imposición” de los Gobiernos, sobre todo porque, dicen, la demanda no ha bajado tanto como la OMS esperaba.

“Los productores esperamos que la reducción del cultivo sea una consecuencia de la disminución del consumo, es decir un ajuste del mercado, y no una imposición de los Gobiernos”, aseguró a Efe el director ejecutivo de la Asociación Internacional de Cultivadores de Tabaco (ITGA, en inglés), el portugués Antonio Abrunhosa.

Abrunhosa encabeza la reunión que se celebra en la ciudad de Santa Cruz do Sul hoy y mañana para definir la posición de la ITGA ante la Sexta Conferencia de las Partes (COP-6) de los países del Convenio Marco para el Control de Tabaco de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se realizará en Rusia en octubre próximo.

“Hay millones de familias que viven del cultivo de tabaco y no se les puede pedir que abandonen la actividad sin alternativas viables”, dijo el director ejecutivo de la ITGA en declaraciones telefónicas a Efe.

En la COP-6 que se celebrará en Rusia se discutirán los artículos 17 y 18 del Convenio Marco que prevén la reducción de los cultivos de tabaco.

Las medidas recomendadas por el anterior grupo de trabajo para hacer efectivos estos dos artículos fueron rechazadas por la Unión Europea (UE) y por Brasil en la COP-5, celebrada hace dos años, por el impacto que tendrían en las familias que se dedican al cultivo de tabaco en el mundo.

Según Abrunhosa, el borrador de recomendaciones del nuevo grupo de trabajo también prevé medidas que, según la ITGA, perjudicarían a los cultivadores, como la prohibición de los subsidios que los Estados conceden a los agricultores, restricciones a los ciclos de cosecha y límites a las extensiones de tierra dedicadas al tabaco.

Brasil, que lidera las gestiones del grupo de trabajo y paradójicamente es el mayor exportador mundial de tabaco, ha aceptado revisar el nuevo texto ante el rechazo de la UE.

Según el ejecutivo, la OMS preveía que sus campañas contra el tabaco ayudarían a reducir el consumo y, consecuentemente, la producción, “pero como los resultados no fueron los esperados, ahora quieren reducir artificialmente el cultivo y perjudicar arbitrariamente a los agricultores”.

Abrunhosa indicó que en 2013, por primera vez en muchos años, la demanda de tabaco disminuyó un 0,2 % respecto al año anterior, pero indicó que hay que tener en cuenta que hay países donde hasta un 30 % del tabaco que se vende es ilegal y no figura estadísticamente.

Tampoco son confiables, señaló, las cifras de producción, que indican que en 2013 hubo 4,5 millones de toneladas, pero hay países como China donde las estadísticas no abarcan todo lo producido.

La demanda cayó el año pasado en todo el mundo, menos en China y otros países asiáticos. La crisis económica hizo caer la demanda un 10 % en España, un 4,6 % en Estados Unidos y un 4 % en Rusia.

Esas caídas fueron compensadas por subidas significativas en países como China, Indonesia y Vietnam, agregó.

Para el ITGA, la reducción de cultivos perjudicaría a Brasil, suscriptor del Convenio Marco y que perdería espacio frente a sus principales competidores, EE.UU. y Argentina, que no tendrían que cumplir los compromisos por no formar parte del acuerdo.

Los productores también alegan que el grupo de trabajo igualmente propone una reducción de los cultivos sin ofrecer alternativas para las 30 millones de familias que viven del producto en el mundo.

“En diez años de discusiones no hay ningún estudio científico sobre alternativas viables al tabaco. Tan sólo sugerencias sobre cultivos que serían complementarios pero en ningún país hay un informe que demuestre que el agricultor puede cambiar el tabaco por determinado cultivo y sustentarse”, afirma Abrunhosa.

La ITGA también está preocupada por las propuestas “radicales” que las organizaciones no gubernamentales puedan presentar en la COP 6, como prohibir préstamos para los agricultores, establecer cuotas o impedir contacto entre productores y procesadores.

Abrunhosa agregó que la ITGA está preocupada por la “falta de transparencia” en las COP y porque no se les permite a los productores exponer su posición.

“Los productores de tabaco queremos ser incluidos en el debate. Es alarmante que el grupo que elabora las recomendaciones no cuente con el apoyo de personas que conocen la actividad tabacalera y que la falta de transparencia perjudique a 30 millones de familias que dependen del tabaco”, agregó.

Etiquetas