Tráfico | T 60° H 83%

Latinoamérica | Noticias

Comienzan a declarar en Argentina los testigos en el juicio por la represión en 2001

WUNI News
05/14/2014 4:32 PM

Buenos Aires, 14 may (EFE).- El juicio oral por la represión de los días 19 y 20 de diciembre de 2001 que antecedieron a la renuncia del expresidente argentino Fernando De la Rúa (1999-2001), entró hoy en la etapa de declaraciones de testigos, informaron fuentes judiciales.

El Tribunal Oral Federal 6 juzga por cinco homicidios culposos al exsecretario de Seguridad argentino Enrique Mathov y al exjefe de la Policía Federal Rubén Santos, entre otros acusados.

Durante la jornada, declaró María Arena, la viuda de Gastón Riva, uno de los asesinados el 20 de diciembre durante la feroz represión del Gobierno de De la Rúa.

“Lamentamos que haya un gran ausente aquí, que se llama Fernando de la Rúa”, afirmó Arena ante el tribunal al abrir la ronda de testigos, en referencia a la ausencia del expresidente en el banquillo de los acusados, sobreseído por la justicia argentina.

Riva, un motociclista padre de tres niños que vivía en la capital argentina, fue tiroteado a metros de la esquina entre la céntrica Avenida de Mayo y la calle Tacuarí, cuando iba en su moto durante las manifestaciones.

“Como a las 4.30 de la tarde lo vi muerto en la tele”, relató hoy Arena y recordó las imágenes que se trasmitieron y que mostraron a Riva mientras era subido a una ambulancia del sistema de atención médica de la Ciudad.

Hoy también declararon Karina Lamagna, hermana del asesinado Diego Lamagna y Marta Almirón, madre de Carlos Almirón, otra de las víctimas, quien sostuvo: “Yo no crié un hijo para que venga la policía y me lo mate”.

Durante el estallido de diciembre de 2001, 39 personas murieron en Buenos Aires y en el interior del país, cuando cientos de miles de argentinos se manifestaron contra el Gobierno ante la crisis económica reinante que había llevado incluso a limitar las extracciones de efectivo del banco.

También se produjeron saqueos a supermercados y, frente a las distintas movilizaciones populares, el expresidente De la Rúa decretó el 19 de diciembre el estado de sitio.

La decisión no frenó las protestas que se sucedían al grito del “que se vayan todos” y, el día 20, la policía reprimió a los manifestantes que quedaban en la Plaza de Mayo y zonas aledañas.

De la Rúa renunció ese día por la noche y abandonó en helicóptero la Casa Rosada, sede del Ejecutivo argentino.