Tráfico | T 65° H 78% | Powered by Yahoo! Weather

Economía | Latinoamérica | Noticias

El mate uruguayo pasa del termo callejero a las mesas de un café

WUNI News
05/14/2014 1:09 PM
Actualizada: 05/14/2014 4:22 PM

Montevideo, 14 may (EFE).- La tradicional infusión de yerba mate, típica del Río de la Plata y de consumo masivo en Uruguay, deja a un lado el termo de agua caliente que los uruguayos llevan bajo el brazo allá donde van y se sienta a las mesas de un innovador café de Montevideo.

“La idea es servir el mate a cada cliente en la mesa”, explicó a Efe Mauricio Correa, que trabaja en una matería, un local donde, en lugar de café, se sirve mate en diferentes presentaciones.

“Tenemos por ejemplo el ‘mateccino’, una infusión de mate mezclada con crema de leche batida, como la de un ‘capuccino’. También hay mate ‘expresso’, e incluso mate helado, que sería parecido al tereré”, una infusión fría típica de Paraguay, comentó Correa.

Las infusiones vienen acompañadas de dulces típicos rioplatenses, como alfajores, dulce de leche, mermelada de membrillo, medialunas caseras o la pastafrola, de origen italiano.

Estos dulces compiten con la popularidad de la torta frita, un producto elaborado a partir de harina, azúcar y levadura fritas en grasa animal, muy común en los puestos callejeros de Montevideo y que, según el dicho uruguayo, debe acompañar al mate en días lluviosos.

La tradición del mate, que según diversos estudios proviene de los indígenas guaraníes que poblaron Uruguay y parte de Paraguay, sur de Brasil y norte de Argentina, se reinventa ahora con yerbas de sabores diferentes, como el durazno o el limón.

No obstante, Correa admite que, en general, los uruguayos son reacios a experimentar con su infusión más característica y quienes se animan a innovar más son los turistas, aunque también con reservas.

“Los uruguayos ya estamos acostumbrados, pero a los extranjeros les parece que es poco higiénico compartir la bombilla (cañita o pajita) entre ellos”, señaló el empleado de la matería.

La costumbre de compartir el mate “en rueda”, haciéndolo circular de mano en mano en el grupo de amigos, la manera de cebar el mate con agua a diferentes temperaturas e, incluso, las palabras para agradecer o rechazar la infusión obedecen también a un complejo ritual.

Por ejemplo, cebar un mate dulce significaría afecto por quienes lo comparten, mientras que verter el agua muy cerca de la bombilla denota desprecio o antipatía, según indican los códigos del mate de una conocida marca uruguaya de yerba.

Uruguay es, con nueve kilos de yerba por persona y año, el mayo consumidor de mate del mundo, pero se da la paradoja de que importa más del 95% de la yerba que consume, principalmente de Brasil, ya que por razones climáticas no puede producirla en su territorio.

El consumo de la infusión está tan arraigado en el país que el presidente de la República, José Mujica, calificó hace unos meses de “catástrofe nacional” la inusitada subida del precio de yerba mate.

El precio de la yerba mate se ha duplicado en los últimos dos años y ha pasado de unos tres a seis euros el kilo al compás de la inflación y del alza del real brasileño con respecto a la moneda uruguaya.

También ha influido la caída de la oferta ocasionada porque algunos productores de la hierba en Brasil dejaron de lado ese cultivo por otros más rentables, como la soja.

La pasada semana, Montevideo fue sede del un congreso internacional sobre la yerba mate y un simposio sobre sus efectos en la salud, entre los que destacan sus propiedades estimulantes, hidratantes y antioxidantes.

El acto estuvo organizado por el Instituto Nacional de la Yerba Mate argentino, una institución que pretende promover, fomentar y fortalecer el desarrollo de la producción, elaboración, industrialización, comercialización y consumo de la yerba mate y sus derivados.

Etiquetas