Tráfico | T 45° H 74%

Latinoamérica | Noticias

Chile se inclina por pedir la incompetencia de la CIJ en la demanda boliviana

WUNI News
05/15/2014 1:56 PM
Actualizada: 05/15/2014 4:12 PM

Santiago de Chile, 15 may (EFE).- La opción de que Chile objete la competencia de la Corte de La Haya en la demanda de Bolivia para obtener una salida al mar tomó hoy fuerza en el país austral, después de una reunión entre la presidenta, Michelle Bachelet, y los otros cuatro exmandatarios que ha tenido el país desde 1990.

El expresidente Ricardo Lagos (2000-2006) aseguró en una rueda de prensa posterior al encuentro con la mandataria que probablemente Chile solicitará que se declara la incompetencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en este caso.

“Lo más probable es que haya una decisión de impugnar la competencia de la Corte”, dijo Lagos, que participó en la reunión junto a los exmandatarios Patricio Aylwin, Eduardo Frei y Sebastián Piñera.

La cita, que se realizó en el Palacio de La Moneda, contó también con la presencia del canciller, Heraldo Muñoz, y del agente chileno ante la CIJ, Felipe Bulnes.

Hasta este jueves, la posibilidad de impugnar la competencia de la Corte era una opción que las autoridades chilenas no descartaban, pero no existía ninguna señal concreta que apuntara en esa dirección.

La idea de pedir que el tribunal se declare incompetente en la demanda boliviana se sustenta en el argumento de que la CIJ sólo puede pronunciarse sobre situaciones posteriores a 1948, cuando se suscribió el llamado “Pacto de Bogotá”, que le dio origen.

Si Chile finalmente opta por esa vía, algo que, según los expresidentes, está en manos de Michelle Bachelet, deberá decidir cuándo se concreta la objeción al tribunal.

Una posibilidad es hacerlo hasta mediados de julio, dentro de los primeros noventa días desde la recepción de la memoria boliviana en La Haya, que se concretó el 15 de abril.

La otra alternativa es pedir la incompetencia de la Corte en la contramemoria que Chile debe entregar en febrero del próximo año con sus argumentos.

Antes de que tomaran la palabra los expresidentes, Michelle Bachelet no se refirió explícitamente a la posibilidad de invocar la incompetencia del tribunal y sólo apuntó que los agentes y abogados del equipo chileno están analizando el caso para posteriormente decidir “cuál va a ser la actitud del Gobierno chileno” ante la demanda.

“Quiero transmitir la total confianza que Chile tiene en nuestra posición y asegurar que vamos a ejercer vigorosamente todos los derechos que tenemos para asegurar los intereses de nuestro país”, dijo la mandataria.

Bachelet destacó la “intangibilidad” del tratado de 1904, el acuerdo suscrito por ambos países veinticinco años después de la guerra en la cual Bolivia perdió el mar, y que, según la postura chilena, estableció los límites entre los dos países.

La demanda de Bolivia, que el presidente Evo Morales presentó en persona en La Haya, busca que la Corte obligue a Chile a negociar una salida soberana al océano Pacífico.

El más enfático en sus declaraciones fue Ricardo Lagos, quien además de adelantar la probable decisión del Ejecutivo en el diferendo con Bolivia, consideró que “la razón y el derecho” juegan a favor de Chile.

Lagos subrayó la necesidad de que Chile esgrima los argumentos de su defensa a la opinión pública y que busque el respaldo de la comunidad internacional, tal y como ha hecho Bolivia, donde Morales ha encargado al expresidente Carlos Mesa que explique en foros y eventos internacionales la demanda marítima.

Aseguró además que Bolivia tiene en la actualidad la mitad del territorio que poseía cuando se independizó de la colonia española, aunque sólo el 10 % de lo que ha perdido está en poder de Chile, mientras que el resto corresponde a Brasil, Paraguay, Perú y Argentina.

“Colocar el enfoque de la situación boliviana actual única y exclusivamente en Chile no me parece una forma adecuada de observar este proceso”, sostuvo.

El expresidente Eduardo Frei (1994-2000), por su parte, destacó el clima de “unidad y colaboración” entre los exgobernantes y el Gobierno actual en este asunto, y consideró que la posibilidad de invocar la incompetencia del tribunal “es un tema central”.

Finalmente, Sebastián Piñera, antecesor de Bachelet en La Moneda, declaró que el tratado de 1904 “fue válidamente celebrado y se encuentra plenamente vigente”.

“Estoy convencido que la demanda boliviana no tiene argumentos jurídicos ni de hecho”, subrayó Piñera, quien añadió que, como consecuencia, la CIJ “no tiene competencia jurídica para conocer este caso”.

El canciller, Heraldo Muñoz, dijo posteriormente que Bachelet y el equipo chileno se reunirán con los jefes de los partidos y con las comisiones de Relaciones Exteriores de las dos cámaras del Congreso antes de tomar una decisión sobre la competencia del tribunal.

“Una vez que eso este concluido, le daremos recomendaciones a la presidenta y ella decidirá el camino”, dijo el ministro, quien consideró que la demanda de Bolivia “es muy débil desde el punto de vista jurídico” y que tiene “un carácter eminentemente político y comunicacional”.

Etiquetas