Tráfico | T 35° H 50%

Economía | Noticias

El Gobierno salvadoreño propone paquete fiscal por 1.320 millones de dólares

WUNI News
05/15/2014 6:52 PM

San Salvador, 15 may (EFE).- El Gobierno de El Salvador solicitó hoy al Parlamento de este país aprobar una nueva reforma fiscal y autorizar dos emisiones de bonos por un total de al menos 1.320 millones de dólares para equilibrar las finanzas públicas.

Una emisión de bonos es por 800 millones de dólares y la otra por 350 millones, mientras que con la reforma fiscal se pretenden obtener unos 170 millones de dólares.

Lo que “estamos buscando es que el que tenga más pueda contribuir más, estamos buscando equidad tributaria”, dijo a periodistas el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, al presentar la solicitud al Parlamento salvadoreño.

Refirió que este es el tercer paquete fiscal del Gobierno de Mauricio Funes, que empezó en 2009 y concluirá el próximo día 31.

Explicó que el paquete incluye “una emisión de 800 millones (de dólares) para pagar LETES (Letras del Tesoro de la República de El Salvador) y una emisión de 350 (millones) a venderse en el mercado local”, que servirá para pagar unos bonos que emitió el Gobierno de Elías Antonio Saca hace cinco años, precisó.

Cáceres señaló que la reforma fiscal plantea “un impuesto a la propiedad suntuaria, a las transacciones financieras, una reforma a la ley de imprentas y del libro, una reforma a la ley de impuesto sobre la renta”, así como reformas al código tributario.

El Gobierno espera obtener unos 170 millones de dólares con estas reformas, según Cáceres.

Detalló que las propiedades suntuarias, como ranchos o casas de playa, serán gravadas con el 1 % cuando su valor sea superior a los 350.000 dólares.

Además, sin precisar el porcentaje, indicó que se gravarán las transacciones financieras superiores a 750 dólares hechas mediante cheques y tarjetas de crédito o débito, excepto pagos salariales, remesas familiares, servicios públicos, aportes a fondos de pensiones o cuotas de préstamos, entre otras.

Cáceres dijo que también se pide suprimir la exención del impuesto sobre la renta a los propietarios de periódicos, establecida en una antigua ley de imprenta, pero aseguró que esto no afectará la compra de papel y demás actividades de dichos medios.

Explicó que con las nuevas disposiciones no se afectará a la “gente de bajo ingresos”, ya que las personas que ganen de 5.000 dólares hacia abajo “no van tener ninguna carga” tributaria, y tampoco los que no tienen viviendas arriba de los 350.000 dólares.

Funes dijo el pasado día 8 que con estas medidas se busca “hacer llegar recursos al Estado” para cerrar la brecha fiscal.

El vicepresidente electo, Óscar Ortiz, que tomará posesión el 1 de junio con el presidente electo, Salvador Sánchez Cerén, argumentó que la situación fiscal del país es un problema “estructural” que en 2009 obligó a tomar medidas fiscales al entonces Gobierno saliente de Saca y ahora el de Funes “no es la excepción”.

Pese a que la solicitud se presentó hasta hoy, la mayoría de partidos con representación en el Parlamento, a excepción del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, han adelantado a través de los medios locales que no le darán sus votos.

El nuevo Gobierno recibirá el país con un crecimiento del 1,9 %, un déficit fiscal superior al 4,2 % y una deuda general del 56,2 % del producto interior bruto registrados en 2013, según datos oficiales.