Tráfico | T 34° H 79%

Latinoamérica | Noticias

Peñalosa, el paladín anticorrupción, ofrece construir una nueva Colombia

WUNI News
05/15/2014 11:30 AM
Actualizada: 05/15/2014 4:20 PM

Bogotá, 15 may (EFE).- El candidato a la Presidencia de Colombia por la Alianza Verde, Enrique Peñalosa, quien se presenta como un paladín de la lucha contra la corrupción, prometió construir un nuevo país con el apoyo de los ciudadanos de todas las ideologías que están desencantados de la política tradicional.

En una entrevista con Efe, Peñalosa manifestó que “el problema de Colombia desde hace mucho tiempo, desde hace décadas, es la injerencia de la política mala, de la politiquería, lo que ahora llaman mermelada”, es decir, “la compra de votos” y “el chantaje”.

El candidato verde, a quien las encuestas sitúan en el tercer puesto en las elecciones del próximo 25 de mayo por detrás del presidente Juan Manuel Santos y del uribista Oscar Iván Zuluaga, se sumó en 2010 a la llamada “Ola Verde”, liderada entonces por Antanas Mockus, quien se quedó a las puertas de ganar esos comicios con una propuesta abiertamente progresista.

Peñalosa promete ahora acelerar la economía con inversión privada, dotar al campo de una estrategia de desarrollo a largo plazo, promover la minería con la protección del medioambiente y avanzar en el proceso de paz con las FARC.

Tiene a su favor que es el único de los tres primeros candidatos que no ha sido cuestionado por supuestos hechos ilícitos, en contra de Santos, a cuyos asesores cercanos acusan de haber recibido dinero del narcotráfico, y de Zuluaga, envuelto en un escándalo de espionaje ilegal contra el proceso de paz.

Pero en su contra juega la ambigüedad política y los apoyos que recibió en el pasado del expresidente Álvaro Uribe.

A los escándalos que rodean a sus rivales, Peñalosa los califica de “vergonzosos”.

“Nosotros no entramos a ese tipo de peleas porque son temas judiciales, lo que podemos decir es que nos repugna, es vergonzoso que Colombia este así, en cualquier otro país del mudo sería un exabrupto”, manifestó.

El exalcalde de Bogotá afirma que los “verdes” son “distintos por muchas razones” y que no llegarán a la Presidencia “lleno de odios a vengarse de enemigos (…), sino libres y sin compromisos con la maquinaria electoral, sin deber ni pagar apoyos políticos con prebendas que impiden que un gobierno funcione bien”.

Dijo que el actual gobierno de Santos representa “el peor momento de la historia de la politiquería”.

“En América Latina hay tres casos de presidentes que fueron elegidos por el apoyo de otros: (Dilma) Russeff en Brasil, (Nicolás) Maduro en Venezuela y Santos en Colombia. El caso de Santos es tan vulnerable, tan frágil, que tiene que agarrarse a los politiqueros tradicionales, y les ha entregado todo”, apuntó.

“Enrique Peñalosa es un pragmático, pero que tiene claro que la única manera de lograr que haya desarrollo económico es que haya más inversión privada en pequeñas, medianas, grandes empresas”, dijo sobre sí mismo.

A su juicio, “ésto puede sonar de derecha, pero también la prioridad de una sociedad es construir igualdad, pero no repartiendo dinero, como se ha puesto de moda en América Latina”.

Al ser preguntado qué tiene de verde su candidatura, Peñalosa respondió que su objetivo es proteger la selva y sacar adelante proyectos mineros.

Según Peñalosa, “hay países muy ambientalistas que sí tienen minería, como Suecia, Noruega, Canadá, Australia o los mismos Estados Unidos”.

“Si hay que escoger entre minería y ambiente, el ambiente sin duda, pero es posible también tener minería protegiendo el medioambiente”, matizó.

Peñalosa expresó: “ahora se ha puesto de moda que se necesita licencia ambiental para hacer sísmica en petróleo, yo creo que eso no es práctico ni necesario, no hay prueba científica de que la sísmica haga daño a las fuentes de agua. Hay que tomar de base la ciencia y la técnica, no mitos, ni emociones, ni popularidad política”.

“Hay que actuar y puede que sean decisiones que no les gusten a empresas de minas o a algunos ambientalistas”, agregó.

“La minería por principio hace algún tipo de daño, pero también tenemos un país muy pobre, y de hecho la pobreza genera destrucción del medioambiente (…), la mayor parte de la destrucción de selvas no tiene que ver con la minería, tiene que ver con la ganadería extensiva, la coca, la industria maderera salvaje”, manifestó.

Sobre los problemas del campo colombiano, que se han traducido en grandes protestas campesinas, Peñalosa prometió “una estrategia de largo plazo” y crear “un Ministerio de Bienestar Campesino” enfocado en la nutrición, la educación, la vivienda, los servicios públicos y la salud de los que viven en el medio rural.

Asimismo insistió en que para ganar la Presidencia necesita el apoyo de “gente de todos los sectores, pero no en forma de alianzas para dar Ministerios”.

“No soy antiUribe, ni antiPetro (en alusión al izquierdista alcalde de Bogotá, Gustavo Petro), ni antiSantos, soy pro Colombia”, insistió.

Peñalosa pidió así el voto de aquellos “que quieran una Colombia distinta” e insistió en que llegará a la Presidencia “limpio de compromisos de las maquinarias de la política tradicional”.