Tráfico | T 43° H 87%

Noticias

El presidente sursudanés niega la existencia de una guerra civil en su país

WUNI News
05/16/2014 12:30 PM
Actualizada: 05/16/2014 2:11 PM

Yuba, 16 may (EFE).- El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir negó hoy que exista una guerra civil o tribal en su país, y acusó al líder rebelde, Riek Machar, de “polarizar a la tribu de los nuer para enfrentarse a la de los dinka”, de la que forma parte.

En un discurso con ocasión del 31 aniversario de la fundación del gubernamental Ejército Popular de Liberación de Sudán (EPLS), el presidente sursudanés recalcó que “la guerra existente actualmente no es de carácter tribal” y destacó que, a su juicio, “no hay ninguna guerra civil”.

Kiir afirmó que su país aspira a la paz y que, como presidente, tiene la responsabilidad moral de unificar a su pueblo.

Asimismo, agradeció a los ciudadanos sursudaneses por su apoyo al EPLS, gracias al cual, “el Gobierno de Sudán aceptó el diálogo y las negociaciones para lograr la paz global” y la independencia de su país, en julio de 2011.

En ese mismo contexto, invitó a los ciudadanos que se olviden de los momentos amargos y que vuelvan al trabajo y pidió a aquellos que se han refugiado en las sedes de Naciones Unidas en Yuba que regresen a sus casas.

El presidente sursudanés agradeció, de la misma forma, a la delegación de la ONU y a los organismos humanitarios por proporcionar refugio a los habitantes durante la época de crisis.

La semana pasada, Kiir y Machar firmaron un acuerdo de alto el fuego en Adis Abeba, aunque ya ha sido violado en varias ocasiones.

El documento propone un gobierno de unidad nacional transitorio como la mejor forma de que “el pueblo de Sudán del Sur avance” y emplaza a ambos líderes a reunirse de nuevo en el plazo de un mes.

El conflicto estalló a mediados de diciembre pasado, cuando en la capital sursudanesa se libraron combates entre el Ejército y militares insurgentes, y Kiir acusó a Machar de intentar dar un golpe de Estado.

Desde entonces, se han sucedido los enfrentamientos, que han causado miles de muertos y han colocado al borde de la guerra civil al joven país, que se independizó de Sudán en julio de 2011.