Tráfico | T 50° H 100%

Latinoamérica | Noticias

Santos ficha a César Gaviria para remontar su campaña y combatir al uribismo

WUNI News
05/16/2014 12:13 PM
Actualizada: 05/16/2014 3:22 PM

Bogotá, 16 may (EFE).- El presidente colombiano y candidato a la reelección, Juan Manuel Santos, dio un golpe de timón a nueve días de los comicios con el nombramiento de César Gaviria como su jefe de campaña, quien tiene la misión de combatir la presión del uribismo y recuperar el apoyo que ha perdido en las últimas semanas.

El liberal Gaviria, quien gobernó Colombia entre 1990 y 1994 para luego ser secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), ha asumido esta tarea después de que las encuestas revelen un empate técnico entre Santos y el aspirante uribista, Óscar Iván Zuluaga, tras meses de liderazgo del presidente.

Y su regreso a la arena política no ha estado exento de polémica, ya que comenzó con fuertes ataques contra Uribe y Zuluaga a través de los medios de comunicación.

Gaviria se estrenó hoy en su puesto convencido de la necesidad de impedir la llegada al poder de Zuluaga, al que calificó de “títere” del presidente Álvaro Uribe (2002-2010), de quien dijo es un “mentiroso”.

El nuevo resorte de Santos denunció que lo que busca Uribe es perpetuarse en el poder a través de Zuluaga para convertir a Colombia en una “inquisición”.

Se refirió así a la guerra sucia abierta en Colombia, en concreto a las acusaciones vertidas por Uribe contra Santos de usar dinero del narcotráfico para liquidar la deuda de su campaña de 2010.

También al escándalo que envuelve a Zuluaga por un supuesto espionaje a los negociadores del Gobierno y la guerrilla de las FARC en Cuba, que buscaría torpedear el proceso de paz.

“Se trata de ver qué Colombia queremos, si queremos una Colombia en la cual sigamos avanzando con un presidente sereno, tranquilo (…), o si queremos un gobierno que va a tener un presidente que va a ser una especie de títere”, dijo a RCN La Radio.

Tras calificar a Uribe de obrar de forma “absolutamente irresponsable” por acusar a Santos “sin una sola prueba”, le instó a presentar las evidencias porque estaría incurriendo en un delito.

“No tiene la prueba, no es capaz de presentarla”, insistió, para remarcar: “esto no es un tema judicial, es un tema político, o presenta y vemos las pruebas o es un mentiroso”.

En cuanto al supuesto espionaje ilegal realizado por la campaña de Zuluaga, manifestó que “es un hecho supremamente grave, no es un hecho menor estar grabando a los negociadores, tener un centro para mandar informes falsos, tener informes clasificados y reservados de la Policía, eso es un delito”.

En declaraciones a Caracol Radio ahondó en sus ataques al considerar que las declaraciones de Uribe son una “monstruosidad” que “no solo afectan al presidente Santos sino que hacen pedazos la democracia”.

“¿Qué nos espera en el gobierno de Zuluaga?”, se preguntó, para responder a continuación: “un gobierno de venganzas” y “una especie de inquisición”, una nueva etapa política en la que, a su juicio, se va a perseguir a periodistas, políticos y magistrados.

La llegada de Gaviria a la campaña de Santos es considerada por los analistas como un último intento de salvar la reelección de Santos tras una campaña insípida y sin apenas contenido, que sólo se animó cuando salieron a la luz los escándalos de los dos principales candidatos.

Y es que tras meses de liderazgo en las encuestas, Santos ha sufrido un declive frente a Zuluaga, quien ha subido como la espuma.

Gaviria, considerado un animal político del tradicional Partido Liberal, al que en el pasado perteneció Santos, tiene el reto de trazar la estrategia en la recta final de la campaña para la primera vuelta del 25 de mayo.

Según una encuesta de Datexco, publicada hoy por el diario El Tiempo, Santos cuenta con una intención de voto del 27,7 % y Zuluaga del 25,6 %, lo que significa, dado el margen de error, prácticamente un empate técnico.

Otra encuesta, difundida el jueves y elaborada por Gallup, también arrojó empate: Santos con un 29 %, tres puntos menos que en abril, y Zuluaga, con un 29,3 %, lo que significa un ascenso de 8,8 puntos.

De no lograr ningún candidato la mayoría absoluta, los colombianos volverán a las urnas el 15 de junio para decidir en segunda vuelta.