Tráfico | T 72° H 88%

Nacionales | Noticias

El vicepresidente de EE.UU. viaja a Rumanía y Chipre con Rusia y Ucrania en mente

WUNI News
05/19/2014 2:51 PM
Actualizada: 05/19/2014 1:14 PM

Washington, 19 may (EFE).- El vicepresidente de EEUU, Joe Biden, emprende hoy un viaje a Rumanía y Chipre con el objetivo principal de apuntalar el respaldo norteamericano a sus aliados europeos ante las acciones de Rusia en Ucrania, además de instar al viejo continente a aumentar su independencia energética de Moscú.

Biden y su esposa, Jill, vuelan esta noche hacia Bucarest (Rumanía) en el tercer viaje relacionado con la crisis ucraniana que hace este año el vicepresidente estadounidense, después del que hizo a Kiev el 22 de abril y de su visita a Polonia y Lituania en marzo.

“Este viaje se trata principalmente de fortalecer los lazos bilaterales con dos aliados europeos clave, incluyendo los retos continuos que presenta la acción desestabilizadora de Rusia en Ucrania”, dijo hoy un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, en una conferencia de prensa telefónica.

En Rumanía, Biden se reunirá con el presidente, Traian Basescu, y el primer ministro, Victor Ponta, a quienes expondrá cómo ese país “puede tener un rol crucial en la seguridad energética de Europa, contrarrestando el poder del gas de Rusia”, que ha amenazado a la Unión Europea (UE) con cortar su suministro, agregó el funcionario.

“Queremos demostrar la solidaridad de EE.UU. con nuestros aliados europeos en un momento complicado en Europa”, añadió.

Rumanía, país fronterizo con Ucrania, mantiene además una cooperación clave en materia de defensa con Washington, ya que está instalando la base que forma parte del escudo antimisiles diseñado por la OTAN y Estados Unidos para defender a los aliados europeos de ataques con cohetes balísticos, otro punto de tensión con Rusia.

Según el funcionario, Biden “subrayará que nadie debe dudar del compromiso de EE.UU. con el artículo 5″ de la Carta de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el cual obliga a los estados miembros a ayudarse incluso con el uso de la fuerza en caso de un ataque armado contra uno o más de ellos.

Su primera parada en Bucarest será una visita a tropas estadounidenses y rumanas que llevan a cabo ejercicios militares conjuntos; y más tarde dará un discurso ante un grupo de jóvenes activistas y estudiantes.

“Creemos que Rumanía puede ser un modelo para la región y esto dependerá realmente de la energía de los jóvenes que están emergiendo ahora”, afirmó el funcionario.

Su próxima parada, Chipre, tiene carga simbólica, dado que Biden es el primer alto funcionario estadounidense en visitar la isla en más de medio siglo, desde que el entonces vicepresidente Lyndon B. Johnson viajó allí en 1962.

Los esfuerzos para la reunificación chipriota, que según la Casa Blanca tienen que repercutir en un acuerdo para “una federación de dos zonas y dos comunidades con igualdad política”, protagonizarán buena parte de sus encuentros, que comenzarán con una mesa redonda con miembros de la sociedad civil y líderes religiosos.

A continuación, Biden se reunirá con el presidente Nikos Anastasiades para hablar del proceso de reconciliación, además de “reconocer el rol de Chipre para eliminar las armas químicas de Siria” y hablar sobre la situación en Ucrania, según la fuente.

También mantendrá un almuerzo con “expresidentes y miembros del parlamento” ucraniano, y tiene previsto verse también con el líder turcochipriota, Dervis Eroglu, si bien todavía no se han terminado de concretar los preparativos de ese encuentro.

Aunque más apartado de la crisis ucraniana, Chipre tiene también una preocupación clave al respecto: la de que las sanciones occidentales a Rusia puedan herir su economía, ligada a la rusa.

“Somos conscientes de la exposición de Chipre a la presión (económica) de Rusia, pero creemos que es posible seguir imponiendo costes a Rusia sin imponer costes innecesarios a Chipre”, aseguró el funcionario estadounidense, que recordó que Nicosia ha participado en la toma de decisiones de la UE sobre las sanciones a Moscú.

Antes de su regreso a Washington, el viernes, Biden conmemorará el 40 aniversario del asesinato en 1974 del embajador de EE.UU. en Chipre, Rodger P. Davies, y su secretaria, Antoinette Varnava.

El viaje del vicepresidente llega poco después de que se revelara que su hijo menor, Hunter, ha aceptado un cargo directivo en el mayor productor privado de gas de Ucrania, Burisma Holdings, con sede en Chipre; algo a lo que la Casa Blanca ha tratado de restar importancia al asegurar que no tiene relación con su política.

Etiquetas