Tráfico | T 50° H 59%

Latinoamérica | Noticias

El opositor reclamado por Ecuador le pide a Panamá que reconsidere la revocación de su asilo

WUNI News
05/20/2014 8:52 PM
Actualizada: 05/21/2014 2:01 AM

Quito, 20 may (EFE).- El exlegislador opositor ecuatoriano Galo Lara, reclamado por Ecuador, dijo hoy que pidió a las autoridades de Panamá que reconsideren la revocación del asilo que le habían concedido y acusó al presidente de su país, Rafael Correa, de “injerencia directa” en su caso.

Lara, condenado a diez años de cárcel como cómplice de un triple crimen ocurrido en agosto de 2011 en Ecuador, había recibido en octubre asilo territorial en Panamá, cuya Cancillería anunció ayer que decidió revocar esta medida de protección al constatar que en este caso no existe “persecución política”, como denunciaba el condenado.

El exparlamentario dijo en septiembre que las acusaciones de homicidio contra él se basaron en falsos relatos de un exprisionero y que eran un montaje por sus denuncias de corrupción contra el Gobierno del presidente Correa.

En un comunicado enviado a Efe desde un lugar que no precisó, el político dijo hoy que lamenta “profundamente” que el Gobierno del país centroamericano “haya sido objeto de chantaje o coacción” por el Gobierno ecuatoriano para conseguir su “rendición” ante Correa.

El presidente ecuatoriano, preguntado por la revocación del asilo en un encuentro con medios de comunicación en Guayaquil (suroeste), agradeció la decisión del Gobierno panameño que, dijo, “ha hecho lo que tenía que hacer”.

Correa, quien no se refirió a las acusaciones de Lara contra él, consideró que el Ejecutivo de Panamá “probablemente fue sorprendido” cuando recibió la solicitud de asilo con el argumento de que el exlegislador era un perseguido político.

Pero “se trata de un delito común y de un delincuente común”, remarcó el mandatario, quien recordó las muertes por cuya complicidad fue condenado Lara.

Para el exparlamentario, sin embargo, existió una “petición de canje” por parte del canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, para entregar a Panamá el barco “Doria”, confiscado con droga cerca de las costas de Ecuador en octubre, a cambio de Lara, y dijo que la Cancillería panameña informó de ello “en su momento”.

Durante el Gobierno del presidente saliente de Panamá, Ricardo Martinelli, los Ejecutivos de ambos países discreparon en torno a la entrega del “Doria”, cuya devolución inmediata fue reclamada a Quito, que se negó hasta verificar la procedencia de la nave.

El Gobierno panameño incluso advirtió que la demora en la devolución del barco podría tener vinculación con el pedido de Ecuador para que se revisara la concesión de asilo a Lara.

El caso generó algunos cruces verbales entre Patiño y el entonces canciller panameño, Fernando Núñez Fábrega, sustituido a principios de febrero por Francisco Álvarez de Soto, quien se reunió con su colega ecuatoriano la pasada semana en Quito.

El pasado 21 de abril, la Justicia ecuatoriana ordenó la devolución a Panamá de la embarcación y que los cinco tripulantes detenidos, dos colombianos, un estadounidense, un panameño y un nicaragüense, sean procesados por las autoridades panameñas.

Lara señaló en su nota que la revocación del asilo fue decidida “de manera apresurada y en medio de una transición de Gobierno” y opinó que ello impidió evaluar su caso “de manera tranquila y justa”.

La decisión del Gobierno panameño fue acogida hoy con beneplácito por la Cancillería de Ecuador, que subrayó que Lara “debe cumplir con la sentencia dictada por la Justicia ecuatoriana”.

“Este acto, que honra al Gobierno panameño, sienta un precedente histórico en la región y hace justicia a los familiares de las víctimas ecuatorianas”, señaló en una nota el ministerio ecuatoriano.

El exlegislador, por su parte, indicó en su nota que en el proceso penal en el que fue condenado en Ecuador hubo “vicios jurídicos insubsanables, entre los cuales destaca la injerencia directa del presidente Correa”, lo que le dejó en situación “de indefensión y desigualdad” y le obligó a salir de su país.

Lara agradeció en su comunicado la generosidad del pueblo panameño al acogerle, ante los “peligros” para su integridad que representa la “persecución” a la que, según él, le somete el presidente Correa.

“Seguiré luchando sin descanso hasta que cese el afán totalitario del Gobierno de Rafael Vicente Correa. Dios iluminará nuestros caminos y volveremos, querida patria Ecuador”, concluye.